La preocupación de los españoles por la independencia de Cataluña sigue cayendo. Si en el último barómetro del CIS publicado en los primeros días de diciembre había bajado casi cinco puntos (24,6%) con respecto al barómetro de octubre, donde alcanzó su punto más alto (29%), lo que fue interpretado como una reacción positiva a la puesta en marcha del artículo 155; pocos días antes de la celebración de las elecciones del 21-D preocupaba aún menos (16,%).

El trabajo de campo del barómetro mensual que publica este martes el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) se llevó a cabo durante la primera quincena de diciembre, es decir, en plena campaña electoral de los comicios autonómicos y antes de la cita con las urnas. En aquél momento los encuestados situaron la independencia de Cataluña como quinta preocupación.

El paro vuelve a ser el principal problema de los españoles, con un 66,8%. Como en el mes anterior, le siguen la corrupción (31,7%) y la política, esta última escogida por el 28,5% de los encuestados. Finalmente, en cuarto y quinto puesto se encuentran los problemas económicos (22,9%), la secesión de Cataluña y el terrorismo internacional (1,8%). 

Los resultados del 21-D

El independentismo pierde importancia a pesar del sorprendente triunfo de Ciudadanos el 21 de diciembre (1,1 millones de votos y 37 escaños) y de que los partidos secesionistas volvieran a conseguir la mayoría absoluta en el Parlament (en contra de lo que auguraba el último barómetro del CIS, que dejaba al independentismo a falta de un escaño). 

ERC, con Oriol Junqueras a la cabeza; la nueva marca de Carles Puigdemont, JuntsxCat; y la CUP suman 70 escaños, cuando bastan 68 para formar mayoría absoluta. No ocurre lo mismo con los constitucionalistas, que tras la fuerte caída del PPC y PSC no consiguen los diputados suficientes ni con el apoyo de los “comunes“.

Ahora sólo queda saber quién liderará a los partidos independentistas. Puigdemont, que se encuentra huido con cinco exconsejeros en Bruselas, rechaza volver a España sin antes ser investido telemáticamente; y Oriol Junqueras continúa en prisión preventiva junto al conseller cesado Joaquim Forn,Jordi Cuixart (presidente de Òmnium) y Jordi Sànchez (número dos de JuntsxCat).

El Parlament se constituirá el próximo 17 de enero y, a partir de entonces, se abre un plazo de diez días hábiles para que alguno de los diputados defienda su candidatura. Así, primer debate de investidura se llevaría a cabo el miércoles 31 de enero, y aquí es cuando se precisa la mayoría absoluta (68 de 135 diputados). Si no fuera así, el 2 de febrero se celebraría la segunda sesión, donde al candidato le bastará con una mayoría simple (más votos a favor que en contra) para salir investido presidente de la Generalitat.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.