La Policía Nacional ha detenido a dos personas acusadas de robar el pasado diciembre un camión en Vicálvaro (Madrid) con 1.800 bombonas de butano y propano. Esta acción, previa a las fechas navideñas, activó las alarmas de las autoridades, aún con el recuerdo de las bombonas halladas en la base que tenían los terroristas de Barcelona y Cambrils en Alcanar (Tarragona). Fuentes policiales desvinculan a los presuntos autores del robo con el terrorismo, pero admiten que el material no ha sido recuperado ya que fue vendido en el mercado negro, algo que dificulta su control.

Los detenidos tienen 43 y 44 años y cuentan con antecedentes por delitos contra el patrimonio o robos con fuerza, según las fuentes consultadas. Desde la Policía les desvinculan por completo con organizaciones terroristas y afirman que su única motivación era lucrarse económicamente vendiendo este material por los canales no oficiales. De este modo ganaban grandes cantidades de dinero, según estas fuentes.

Las pesquisas policiales han determinado que las bombonas no fueron vendidas en bloque, sino poco a poco. El refuerzo de los controles sobre la venta de bombonas de butano es una de las medidas anunciadas por el Ministerio del Interior tras su última reunión del pacto antiyihadista. El botín que trasportaba el camión consistía en 1.193 bombonas de butano y 650 de propano. La Policía trabaja ahora para tratar de dar con el paradero de este material. Para ello procedió a registrar una nave en la localidad madrileña de Mejorada del Campo, pero allí no estaban las bombonas.

En su lugar hallaron parte del motor del camión sustraído y numerosos efectos de ilícita procedencia que no han precisado, pero no son las bombonas. Al menos uno de los dos detenidos es un trabajador de la empresa afectada, que se aprovechó de conocer los controles de seguridad para sustraer el material.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.