Los osos siguen campando a sus anchas en el Pirineo. Así lo corrobora la tendencia al alza de la población, que ha ido creciendo en los últimos años, pasando de 31 individuos en 2014 a los 43 ejemplares registrados en 2017 entre Catalunya, Aragón, Navarra y Francia.

El grueso de la población (41) se localiza en la zona central, que incluye una superficie de unos 4.000 km2 que abarca el Pirineo de Lleida y la Vall d’aran, Alta Garona y Ariège. Los otros 2 ejemplares se han localizado en los Pirineos Atlánticos, aunque también se han acercado a los Pirineos centrales.

Además de aumentar en número también se han distribuido en una superficie mucho mayor, pasando de estar presentes en un área de 3.800 km2 en 2015 a ocupar 4.900 km2 actualmente. Concretamente, en Catalunya, en 2017 se han identificado 25 ejemplares (10 machos, 12 hembras y 3 con sexo no identificado).

Mapa de distribución de osos en los Pirineos Mapa de distribución de osos en los Pirineos (TES)

Nuevos nacimientos

En todos los Pirineos en 2017 han nacido 7 cachorros de 4 hembras: 2 de Caramellita, 2 de Isil, 2 de Plume y 1 de Chataigne. 6 de estos han nacido en Catalunya; concretamente los de Caramellita, Isil y Plume.

Así, además de los 7 nuevos cachorros (2 machos, 1 hembra, y 4 con sexo no identificado), los 43 ejemplares identificados en 2017 se dividen en 21 adultos (7 machos y 14 hembras) y 15 subadultos de 2, 3 y 4 años (9 machos, 5 hembras y uno con sexo no identificado).

Sin embargo, la ausencia de datos en los últimos 2 años, ha hecho que en 2017 se den por desaparecidos dos individuos: el macho Moonboots y la hembra Patoune. En cuanto al macho Pyros, las cámaras de fototrampeo le captaron por última vez a finales de marzo y principios de abril del 2017.

Evitar daños

Durante el 2017, se han contabilizado en Catalunya 46 ataques atribuidos a osos concentrados entre mayo y septiembre; 29 sobre rebaño y 17 sobre colmenas, la mayoría (salvo 3) en la zona del Valle de Aran. Han resultado afectadas 177 ovejas, 1 cordero, 3 cabras, 2 yeguas y 1 potro, así como 46 colmenas y 18 núcleos.

Bajada de un agrupamiento de rebaño en el Pirineo Bajada de un agrupamiento de rebaño en el Pirineo (TES)

Para hacer compatible la actividad económica con la consolidación del oso pardo en el Pirineo, el programa Piroslife ha impulsado una serie de medidas preventivas para minimizar las afectaciones de este animal salvaje a sectores tan estratégicos como la ganadería y la apicultura.

Principalmente, el agrupamiento de los rebaños, la contratación de pastores, el cierre y protección de los rebaños por la noche, y el mantenimiento y refuerzo de las vallas de protección para las de instalaciones de apicultura.

Una de las más efectivas ha sido el agrupamiento de rebaños para la vigilancia permanente del ganado en época de pastoreo en territorio frecuentado por el oso. Esta práctica en 2017 ha aumentado hasta los 28 agrupamientos de rebaños, 13 pastores y ayudantes de pastor contratados, y 39.299 cabezas de ganado protegidos.

Imagen de fototrampeo de dos osos en el Puerto de Tavascan el pasado julio Imagen de fototrampeo de dos osos en el Puerto de Tavascan el pasado julio (Piroslife)

Seguimiento de la población

El equipo de seguimiento del oso pardo ha registrado en 2017 un total de 221 contactos fotográficos gracias a las 39 cámaras instaladas (27 en el Pallars Sobirà, 2 en la Alta Ribagorça y 10 en Aran), que han captado 1.921 imágenes de los diversos ejemplares y 120 vídeos. También se han registrado 10 huellas y 120 muestras de pelo, entre otras evidencias.

En total se han obtenido 1.389 indicios de oso en los Pirineos Atlánticos, los Altos Pirineos, Alta Garona y Ariège, Navarra, Aragón y Catalunya.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.