Por un lado, la abogada del Estado. Por otro, el letrado de Fira de Girona. Y en medio, el juez que tendrá que decidir. La vista de medidas cautelares, que servirá para decidir si el Ejército tiene stand en el Expojove este 2018, y en qué condiciones, se ha celebrado este jueves a las 12 del mediodía.

La abogada del Estado casi no ha intervenido. Sólo lo ha hecho para ratificar la petición de las tres medidas cautelares que pide el Minsterio de Defensa. La primera, que las fuerzas armadas puedan participar en el próximo Expojove (que se celebrará del 11 al 14 de abril). La segunda que esta misma decisión se haga extensiva a los tres años de veto. Y la tercera, que la Fundació Fira de Girona no pueda excluir la presencia de soldados uniformados en el stand.

La vista para resolver las medidas cautelares solicitadas por el Ministerio de Defensa sobre la participación del Ejército en el Expojove La vista para resolver las medidas cautelares solicitadas por el Ministerio de Defensa sobre la participación del Ejército en el Expojove (Xavier Pi / ACN)

El letrado de Fira de Girona, Xavier Hors, sin embargo, ha defendido durante tres cuartos de hora los argumentos que han llevado a Fira de Girona a sancionar el Ejército y vetarle la presencia en el Expojove. Hors ha recordado que el año pasado, días antes del certamen, Fira de Girona y los responsables de las fuerzas armadas se intercambiaron varios e-mails y cartas.

Entre otros, la feria envió su código ético al Ejército (donde se recoge el compromiso de promover “los valores de la paz y la no-violencia”) y le comunicó que podían participar en el certamen, siempre que fueran sin uniforme. El abogado también ha recordado que, en este caso, están ante un contrato del que la facultad de decidir las condiciones correspondía al Comité Ejecutivo de Fira de Girona y no al Ministerio de Defensa.

Decisión “unilateral”

Xavier Hors ha recordado, sin embargo, que el día en el que comenzó el Expojove, las fuerzas armadas decidieron “romper este contrato” de forma “unilateral”, porque acabaron vistiendo de uniforme. El abogado ha dicho, además, que esta vulneración fue “flagrante, clamorosa y patente”. Entre otras cosas, porque los militares entraron en el certamen vestidos de paisano y cuando llegaron al stand, se cambiaron de ropa y se pusieron “uniformes de campaña”.

Hors ha dicho que eso provocó “alborotos”, porque hubo protestas, y que se realizaran “pintadas” en el exterior del recinto en contra de la presencia del Ejército. Además, también ha recordado que las fuerzas armadas podrían haber enviado personal civil al stand y que, en todo caso, aunque llevar el uniforme es obligatorio en las instalaciones militares, “hay una orden ministerial que permite la posibilidad de decidir” si los miembros del Ejército “visten de una u otra forma cuando están fuera”.

Sólo para este 2018

El abogado de Fira de Girona también ha expuesto que las medidas cautelares que solicita el Ministerio de Defensa son desproporcionadas, porque en realidad se refieren “al fondo de la demanda”. Por eso, ha solicitado al juez que su decisión “no tenga efectividad para tres años”, si no sólo para este 2018.

AL final de la vista, el titular del Juzgado de Primera Instancia 1 ha comunicado a las partes que no se iría de Semana Santa “con el viacrucis de esta resolución pendiente de resolver”. Por eso, ha dicho que tomará una decisión este mismo jueves, pero que no la comunicará a las partes hasta el próximo día hábil. Es decir, el martes a primera hora. La decisión, por tanto, ya estará tomada -y redactada- en las próximas horas. Pero para conocerla, habrá que esperar hasta el 3 de abril.

Deja un comentario