La UE subraya la importancia de preservar el pacto y alerta contra una vuelta a un pasado bélico

Los países de la OTAN han lamentado este viernes que Rusia no haya dado “ningún paso demostrado” para demostrar que cumple “plenamente” el Tratado de Fuerzas Nucleares de alcance intermedio (INF) y le han reclamado que destruya su polémico sistema de misiles antes de que Estados Unidos culmine su salida del pacto en seis meses, mientras que la UE ha subrayado la importancia de preservar el pacto y ha alertado contra una vuelta a un pasado bélico.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha anunciado durante la jornada que suspenderá a partir de este sábado sus obligaciones bajo tratado e iniciará su proceso de retirada del mismo, que se completará en seis meses y del que se retractará si percibe que Moscú vuelve a cumplir con los términos del acuerdo.

La Administración estadounidense dio a principios de diciembre un plazo de 60 días a Rusia –a petición de los aliados– para cumplir el tratado tras denunciar su “violación material” del mismo por su polémico misil de crucero SSC-8, plazo que vence el 2 de febrero.

“Los aliados lamentan que Rusia, en el marco de su patrón de comportamiento más amplio, sigue negando su violación del Tratado INF, rechaza dar ninguna repuesta creíble y no ha dado ningún paso demostrado para volver a su cumplimiento pleno y verificable“, ha lamentado el Consejo del Atlántico Norte en un comunicado.

Los países de la OTAN dejan claro que “apoyan plenamente” el paso que ha dado Estados Unidos “en respuesta a los riesgos significativos para la seguridad euroatlántica que plantean la probación producción y despliegue subterfugios” de sus sistemas de misiles crucero 9M729, que viola el tratado, e instan a Rusia a destruir “todos” estos sistemas de forma “verificable”, “antes” de que Estados Unidos culmine su retirada del Tratado en seis meses.

“Rusia será el único responsable del fin de este Tratado“, avisan en el texto, en el que reiteran su compromiso con el control de armas y a seguir reforzándolo “teniendo en cuenta el actual clima de seguridad”.

La OTAN seguirá revisando “de cerca” las consecuencias para la seguridad que plantean los misiles de alcance intermedios rusos “y continuará dando los pasos necesarios para garantizar la credibilidad y eficacia de la postura global de defensa y disuasión de la Alianza”. Los aliados seguirán consultándose de forma “regular” para garantizar la seguridad colectiva.

“Los países europeos y la Unión Europea no son partes del INF pero Europa ha sido, probablemente, el que se ha beneficiado más de este tratado. Lo valoramos enormemente y nuestro deseo y petición es que este Tratado se preserve”, ha subrayado en rueda de prensa la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, al término de la reunión informal de los ministros de Exteriores de la UE.

Mogherini ha ironizado que “ya se sabe dónde está el problema” pero ha insistido en que “ambas partes” deben cumplir el tratado, al tiempo que ha insistido en que es “esencial” que la arquitectura de control de armas se base en “tratados internacionales y multinacionales”.

“No queremos que nuestro continente vuelva a ser un campo de batalla o un lugar en el que otros superpoderes se enfrenten. Esto pertenece a la historia”, ha defendido.

El ministro de Exteriores alemán, Heiko Mass, ha admitido que habrá “menos seguridad” sin el Tratado pero ha culpado a Rusia de violarlo y no dar las respuestas necesarias. “Está siendo liquidado a la fuerza por un lado”, ha sentenciado, al tiempo que insistido en la necesidad de volver a poner el control de armas en la agenda “global” para implicar también a otros países como China.

La Guerra Fría ha terminado afortunadamente. Europa no está tan dividida como lo estaba durante el periodo del Telón de Acero. Por este motivo, las respuestas de aquellos tiempos son adecuadas para reaccionar a los desafíos de ahora”, ha avisado.

El ministro de Exteriores belga, Didier Reynders, no ha ocultado que hay “temor a la proliferación obviamente, a ver el desarrollo de armas peligrosas” y ha instado a la UE a implicarse en un diálogo “directo” con Rusia. “Tenemos que seguir viendo cómo podemos seguir trabajando con Rusia para impedir la proliferación Creo que la salida (del tratado) no es una buena solución”, ha admitido.

Su colega luxemburgués, Jean Asselborn, también ha pedido a Rusia y Estados Unidos dialogar y ha considerado que Europa podría ser “un mediador positivo”. “Somos los que más sufriremos si un reafirme militar vuelve a la agenda”, ha avisado.

“Necesitamos más diálogo para superar este tipo de problemas”, ha reclamado el ministro de Exteriores turco, Mevlut Cavusoglu, que también se ha sumado a las deliberaciones, junto al resto de países candidatos a la adhesión de la UE.

El ministro de Exteriores húngaro, Peter Szijjarto, ha afeado a los países europeos por “criticar a Rusia por encima pero por debajo de la mesa sus compañías hacen un negocio enorme”. “Los centroeuropeos no queremos ser los perdedores de esta hipocresía de Occidente”, ha dicho, reclamando cooperación y “respeto mutuo” entre Rusia y Estados Unidos.

Rusia todavía tiene algo de tiempo para cumplir, dado que hay seis meses de plazo“, ha subrayado el ministro holandés, Stef Blok.


Source link

Deja un comentario