La Mesa del Parlament ha aceptado la delegación de voto de Puigdemont con los votos de JxCat y ERC. En una reunión mantenida esta mañana la Mesa tenía previsto debatir la petición de JxCat de que el expresidente de la Generalitat puede delegar su voto en otro diputado en los próximos plenos a pesar de que esta opción estaba prohibida por el Tribunal Constitucional (TC) al pronunciarse tras admitir a trámite el recurso del Gobierno central a la candidatura para la investidura del expresident cesado. La delegación de dicho voto también fue desaconsejada por los letrados del Parlament, si bien dejaban la decisión final en manos del órgano rector de la cámara catalana.

En los cuatro plenos que se han celebrado en esta legislatura, los diputados que están en centros penitenciarios españoles han delegado el voto sin que ni los partidos de la oposición ni el Gobierno central lo hayan impugnado. Sin embargo, el Gobierno central sí avisó semanas atrás de que impugnaría cualquier delegación de voto que fuera para diputados que están en el extranjero, caso de Carles Puigdemont y Toni Comín, tras obtener la prohibición expresa del TC

JxCat defiende que ahora sí se dan las circunstancias para que Puigdemont delegue su voto sin generar impugnaciones porque recuerda que, tras su detención en Alemania, el expresidente ya ha pasado a disposición judicial y está “privado de libertad”. De hecho, ya intentó que esta delegación se pudiera producir en el pleno del miércoles de la semana pasada, pero la petición llegó solo unos minutos antes de empezar el debate y simplemente se aceptó que la petición se abordara en la reunión de la Mesa de este martes.

Deja un comentario