IAG, propietaria de Iberia, Vueling y British Airways, estudia lanzar una opa por el 100% de la low cost Norwegian, de la que ha comprado el 4,6%. “IAG considera que es una inversión atractiva”, explica en una nota a los reguladores en la que confirmaba una información de Bloomberg News.

El comunicado abre la posibilidad a lanzarse a por toda la empresa. “Esta inversión minoritaria está destinada a establecer una posición desde la cual iniciar conversaciones con Norwegian, incluyendo la posibilidad de formular una oferta de adquisición sobre la totalidad”, se expone.

Posibilidad de opa

En cualquier caso, a párrafo seguido se enfría la oferta, o al menos no se presenta como algo que vaya a suceder de inmediato. Así, informa que “hasta la fecha tales conversaciones no han tenido lugar, que no ha tomado ninguna decisión sobre la formulación de una oferta de adquisición en este momento y que no existe certeza sobre si se llegará a tomar tal decisión”.

Norwegian dijo por su parte que “no tenía conocimiento previo de esta compra”, añadiendo que “no se habían producido acercamientos o diálogo con IAG sobre la materia”. Aun así, la compañía afirma que “el interés de uno de los grupos de aviación internacional más grandes demuestra nuestra sostenibilidad y potencial”.

Los mercados reaccionaban positivamente a la noticia y la noruega se disparaba hasta el 40% en bolsa horas después. Por el contrario, IAG –también propietaria de Aer Lingus y Level- se dejaba más del 3% tras la noticia, ante el panorama de fuerte inversión que se presenta. Luego se daba vuelta y repuntaba el 1%.

Operación clave para El Prat

La adquisición sería estratégica para el aeropuerto de El Prat, donde IAG tiene la cuota mayoritaria a través de Vueling, y Norwegian es la aerolínea con mayor crecimiento en Barcelona. Ambas compiten por el low cost de largo radio a través de Level y Norwegian.

Asimismo, Norwegian es una de las aerolíneas de mayor crecimiento continental, aunque el fuerte empuje inversor para abrir nuevas rutas y el aumento del coste del combustible le supuso unas pérdidas de 31 millones de euros en 2017, frente a los 187 millones de beneficio de un año antes. La facturación creció el 19%, hasta los 3.183 millones.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.