El funeral de Gabriel Cruz, el niño de 8 años que desapareció en Las Hortichuelas de Níjar (Almería) el 27 de febrero y cuyo cadáver apareció este domingo en el coche de la pareja de su padre, ya detenida, ha tenido lugar en la Catedral de Almería con una gran presencia de sus vecinos.

Patricia Ramírez y Ángel Cruz, padres del niño de ocho años Gabriel, han pedido “intimidad” para dar sepultura al pequeño en el cementerio de Fernán Pérez, en Níjar (Almería), y han invitado a que “todo el mundo ponga hoy en su nombre” la canción de Rozalen, Girasoles, uno de los “últimos temas que bailamos juntos”, ha declarado la madre de Gabriel.

“Sabemos que Gabriel está ya en algún lugar con sus peces y que la bruja mala del cuento ya no existe”, ha trasladado, rota por el dolor y el cansancio, Patricia, quien ha dicho que se queda “con la cantidad de cosas buenas que ha sacado de todo el mundo” su hijo durante los 12 días en los que permaneció en paradero desconocido y ha suscitado una ola de solidaridad casi inédita.

Ambos, tras besar en reiteradas veces el féretro blanco y acariciarlo con ternura, se ha mostrado convencida de que el pequeño “va a seguir sacando cosas buenas” y ha manifestado a los medios de comunicación su “agradecimiento de corazón”, al tiempo que Ángel ha destacado que ese cariño y apoyo “tan grande nos ha llevado en volandas a buscar a nuestro hijo”.

“Ayer nos llegó por Internet un cuento muy bonito, que decía que nosotros no habíamos perdido, que mi hijo había ganado, no solo porque había desaparecido la bruja mala del cuento sino por la cantidad de gente y las cosas buenas que ha sacado de todo el mundo”, ha concluido la madre.

Imagen cedida por el obispado de Almería, del funeral por Gabriel Cruz. /EFE

Imagen cedida por el obispado de Almería, del funeral por Gabriel Cruz. /EFE

Llegada de los padres a la catedral

Aunque estaba previsto que comenzase a las diez y media, ha sido media hora más tarde cuando ha dado inicio la misa. En este tiempo no han cesado los gritos de “no estáis solos” y los aplausos a miembros de Protección Civil, Bomberos y Guardia Civil que participaron en la búsqueda y han acudido al rito religioso.

Numerosas autoridades políticas e institucionales, como la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, o la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, la coordinadora regional de Podemos, Teresa Rodríguez, y familias de víctimas como la de Mariluz Cortés se encuentran entre los numerosos asistentes a este acto fúnebre.

Zoido y Díaz asistieron también ayer por la tarde a la capilla ardiente del pequeño Gabriel, instalada en el Palacio Provincial de la Diputación de Almería, que fue visitada por unas 6.000 personas entre las cinco de la tarde y las diez de la noche.

De nuevo numerosos carteles con los “pescaitos” que tanto gustaban a este niño que quería ser biólogo marino dan ánimo a los padres de Gabriel, Ángel Cruz y Patricia Ramírez, que no han dejado de recibir muestras de cariño desde la desaparición y especialmente desde la detención de la pareja de él, Ana Julia Quezada.

“No tuvo tiempo de que su corazón se pervirtiera”

El obispo de Almería, Adolfo González Montes, ha asegurado durante la homilía que la muerte de Gabriel Cruz es un “reflejo de la mente y corazón enfermos” de las personas que habitan el mundo. “No tuvo tiempo de que su corazón se pervirtiera de la maldad que transversalmente asola al de todos los adultos”, ha ahondado el prelado.

Este “niño sonriente y bonito” ha “cautivado” a todos y ha emprendido ya “el camino que lleva a Jesucristo glorificado” para participar junto a él del “amor definitivo y de la felicidad que nunca acaba”, ha dicho. Ahora, ha asegurado el obispo, “acompañará a sus padres y abuelos desde el Cielo”, subrayando la desolación de los progenitores del niño.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.