Hazard y Pogba podrían liderar la próxima temporada a un equipo blanco en el que solo está clara la salida de Bale, con muchas incógnitas aún por despejar y con solo seis jugadores con su futuro garantizado en el club

El Real Madrid vive los últimos meses de la temporada en un estado a medio camino entre la melancolía por el exitoso pasado reciente, la tristeza de una temporada para olvidar y la esperanza del futuro. Solo los rumores de fichajes animan a un aficionado que mira los partidos de Liga que quedan como si fuesen una película de sobremesa en la que sabe perfectamente cual será el final, con el liderato a una distancia inalcanzable (a 13 puntos del Barça) y con la plaza de Champions prácticamente asegurada (el quinto, el Sevilla, está a 11 puntos).

Este año ya no queda ni el consuelo de la Champions, en la que el equipo se refugiaba cuando las cosas no funcionaban en el campeonato doméstico y por eso la sensación es extraña. Por primera vez en nueve años, los blancos verán los cuartos de final por televisión, algo inaguantable para un club como el Real Madrid. Tras la debacle, Florentino Pérez sabe que tiene que acometer una extraordinaria y galáctica reforma de la plantilla acorde con la transformación del Santiago Bernabéu. El presidente pensaba que el club aguantaría toda la temporada sin los goles de Cristiano Ronaldo, pensando que estos se repartirían entre el resto de jugadores. Incluso pensó que el juego mejoraría al no tener que depender tanto del portugués. No en vano, el equipo comenzó la temporada con buen juego, con jugadores como Benzema, Bale o Asensio dando un paso al frente, pero pronto se comprobó que solo se trataba de un espejismo y que el equipo no tenía ni gol (estuvo 481 minutos sin marcar, estableciendo un récord negativo) ni fondo de armario.

Con la vuelta de Zidane, el francés se ha topado con la cruda realidad que ya aventuró cuando dejó el equipo tras ganar la tercera Champions consecutiva en Kiev, con un equipo hundido que sobrevive a duras penas para acabar la temporada de la forma más digna posible. Ahora su cometido es buscar la salida de jugadores, escoger a los que mantiene y también convencer a otros para que vengan.

En la lista de bajas seguras está en primera posición Bale, que no ha estado a la altura de lo que se esperaba. Su misión era hacer olvidar a Cristiano y la tarea le ha venido demasiado grande. Sin embargo, más allá de la salida del galés, cuyo precio se ha ido devaluando cada día tras el ya histórico e inolvidable gol de chilena contra el Liverpool que llevó al Madrid a levantar la ‘decimotercera’, hay muchas dudas sobre lo que decidirá el galo con el resto de jugadores. Florentino le ha dado plenos poderes deportivos a Zidane, como en su día hizo con José Mourinho, y por eso el francés decidió volver, pero la tarea de hacer una lista de altas y bajas no será sencilla. 

Dos de las salidas importantes que podrían producirse, de aquellas que más se pagan en las casas de apuestas, son las de Keylor Navas y Marcelo. De la primera se beneficiarían Thibaut Courtois, que pasaría a ser el primer portero indiscutible del Madrid, y Enzo Zidane, hijo del míster que pasaría a ser el segundo portero, con la polémica que conllevaría. Más complicada es la segunda, por todo el peso que tiene Marcelo en el vestuario y porque el técnico parece que quiere recuperarlo para la causa, según se puede deducir de su titularidad en los últimos partidos y de sus últimas ruedas de prensa. En cualquier caso, si se va, habría que buscarle un sustituto de garantías. El club sondea por si acaso a Álex Sandro (también brasileño de la Juve) o el jugador del Betis Junior Firpo. Tagliafico, del Ajax, y Achraf, cedido en el Borussia Dortmund, que podría volver tras una buena temporada, son otros de los futuribles. El que casi seguro seguirá es Reguilón, aunque sea como suplente del próximo lateral izquierdo. El canterano dio el ‘do’ de pecho junto a Vinicius cuando el equipo se hundía en todas las competiciones y la afición tampoco lo olvida.

También está en el aire el futuro de Varane, más por decisión suya que por el técnico y el club, que siguen contando con él. Sin embargo, el Madrid ya se ha cubierto las espaldas con el fichaje de brasileño Militao, del Oporto, que se incorporará a finales de junio a la plantilla y reforzará la defensa. Aún así haría falta otro fichaje en el centro de la zaga. Nacho es probable que siga, aunque su nivel ha bajado mucho, como el del resto de la plantilla esta temporada, Vallejo buscará una salida tras sufrir el gafe de las lesiones, y Ramos, el capitán, es inamovible. Tampoco se moverán Carvajal y Odriozola, de lo mejor de la plantilla esta temporada, con los que el Madrid tiene garantizado el futuro en el lateral derecho.

Cambios en la medular

Ya en el centro del campo, genera muchas dudas el futuro de dos pesos pesados como Kroos y Modric, sobre todo en el caso del primero, que ha hecho la peor temporada desde que llegó al Madrid. En Chamartín se cree que el bajón del alemán es más anímico que físico y tienen fe en recuperarle, pero si hay una buena oferta por él podría salir. Lo mismo ocurre con Casemiro, que ha bajado su nivel y, aunque se sigue confiando en él, desde el club creen que le hace falta competencia (más allá de Marcos Llorente). Además, Zidane tiene claro que una de las líneas que más se tiene que retocar es el centro del campo. Zidane cree que Brahim y Ceballos podrían tener hueco en el próximo Real Madrid, pero en un papel secundario, por lo que podrían salir cedidos. El que sí parece que ha convencido a Zidane es Fede Valverde, aunque es aventurado asegurar que continuará en el equipo al cien por cien.

Pero el caso que más dudas genera es el de Isco, un jugador con un potencial enorme que ha pasado la temporada inédito, yendo de más a menos. No ha gustado tampoco a los dirigentes que cuando ha tenido la oportunidad de jugar no lo haya hecho al nivel que se esperaba de él. Su dejadez, a la que se sumó la decisión de Solari de relegarle a más allá de un segundo plano, preocupan, pero es uno de los que puede retomar el vuelo con Zidane. Aún así, una buena oferta podría hacer al club blanco replantearse las cosas.

Asensio, pese a su irregularidad, parece que no tendrá problema de seguir en el club, en el que se confía mucho en él. Y habrá que ver qué pasa con Lúcas Vázquez, uno de los preferidos de Zidane como recambio y que, peor o mejor, siempre da el máximo en el campo.

Pero con toda la revolución que tiene pinta de llegar en el centro del campo, ¿quienes serían los elegidos para el nuevo proyecto? De los futuribles en la medular, solo hay uno que tiene pinta de acabar casi al 100% en el Bernabéu y es Eden Hazard. El jugador del Chelsea quiere venir, el conjunto inglés sabe que lo tiene que soltar si no quiere que el año siguiente se vaya gratis (acaba contrato) y Zidane le tiene en un altar. Además de ser un jugador con clase en el último tercio del ataque, aporta gol, que es también lo que busca el Madrid. Además, Mateo Kovacic, cuya cesión en el Chelsea finaliza a final de temporada, podría abaratar la operación, ya que el croata prefiere seguir en Inglaterra.

Otro de los que suena con fuerza para el próximo Madrid es Paul Pogba, el francés del Manchester United. El jugador también es del gusto de Zidane, aunque su carácter preocupa en la planta noble del Bernabéu. Su fuerza y contundencia vendrían a ponerle las cosas muy complicadas a Casemiro, que sería el gran damnificado de su llegada, si el Madrid juega con tres hombres en el centro. Además, el fichaje se antojaría complicado y no por debajo de los 100 millones de euros.

Interesa mucho también en el Madrid el danés Christian Eriksen, del Tottenham, gran asistente, aunque las negociaciones con el conjunto inglés siempre han sido complicadas, como se demostró con los casos de Modric y Bale.

¿Revolución en la delantera?

Arriba, todo hace indicar que Benzema seguirá en el Madrid, más si se tiene en cuenta que es uno de los preferidos de Zidane y que es uno de los pocos ‘aprobados’ de la temporada, y que Mariano podría tener los días contados. Vinicius, la gran esperanza blanca para el futuro, también seguirá, una vez recuperado de su lesión.

Sin embargo, es en el ataque donde más novias le salen al Madrid. Se habla de Kylian Mbappé, la joven estrella del PSG y preferido de la afición merengue, del inglés Harry Kane, del Tottenham, y de Mané (del Liverpool). En el Madrid parece que ya se han olvidado de Neymar, que ha ido perdiendo puntos en los últimos meses y al que las lesiones están llevando por la calle de la amargura.

Sin embargo, la opción que maneja el Madrid es la de dejar a Mbappé para dentro de dos temporadas, ya que el montante de la operación compremetería otros fichajes y el PSG se ha cerrado en banda a negociar, y traer a un delantero que pueda hacer que Benzema sigue en el once titular, por detrás de una referencia, como cuando jugaba con Cristiano, que es donde mejor se desenvuelve. Y ahí está la duda del club (y de Zidane) de si traer a un delantero top como los que ya hemos nombrado o apostar por Piatek (del Génova), que lleva 21 goles en la Serie A, o Jovik (del Eintracht Frankfurt), con 17 goles en la Bundesliga, con menos nombre pero con mucho gol. Sin embargo, tampoco saldrían baratos.

También está la opción del argentino Mauro Icardi (del Inter), aunque no gusta mucho que sea su mujer, Wanda Nara, la que le represente, muy dada a protagonizar todo tipo de escándalos, lo que provocó, entre otros factores, que el jugador fuese casi dos meses apartado del equipo. Esa situación haría que su precio bajase considerablemente por debajo de lo que realmente vale, ya que nadie duda de su calidad.

Tampoco hay que olvidar que el Madrid contará en la plantilla con Rodrygo, otro joven brasileño que el Madrid fichó en invierno de 2018 y que quedó cedido en el Santos. El carioca se incorporará este verano y aumentará la nómina de delanteros del Madrid, que pagó 45 millones por sus servicios solo cuando tenía 17 años tras pelearse por él con los equipos más fuertes de Europa.

Así, podría decirse que solo hay seis jugadores de la actual plantilla que tienen su futuro prácticamente asegurado en el Madrid: Courtois, Sergio Ramos, Carvajal, Odriozola, Benzema y Vinicius. Sobre el resto, sobre todo sobre los que más llevan en el club, a excepción del capitán, no deja de haber dudas que Zidane se encargará de disipar en los próximos meses.


Source link

Deja un comentario