La Delegación de Salud en Jaén de la Junta de Andalucía ha abierto una investigación para esclarecer la trágica muerte de Aurelia, una anciana que falleció en las urgencias del Hospital San Juan de la Cruz, de Úbeda (Jaén), tras pasar 12 horas sola. De momento, las autoridades lo achaca a un “problema de comunicación entre los profesionales“.

La delegada de Salud en Jaén, Teresa Vega, ha explicado en una rueda de prensa que están analizando todos los archivos del día 21 de diciembre, cuando ocurrieron los hechos, para saber por qué no se activó el protocolo de personas solas que hay establecido.

Vega ha señalado que son muchas las personas que llegan a los hospitales solas o con dificultades y para ello hay un mecanismo establecido, por lo que ha señalado que “tuvo que haber un problema de comunicación entre los profesionales”. Sin embargo, los enfermeros de este hospital hablan de saturación en las urgencias del centro.

La delegada de salud ha insistido en que van a “aclarar internamente qué mecanismos se activaron, qué pasos se dieron, las personas que intervinieron en cada momento, si pudo haber fallos entre los circuitos de información y comunicación habituales” entre los profesionales de urgencias y también entre los que acompañaron a la mujer desde la residencia donde vivía.

La muerte “no se puede asociar ni a la alta frecuentación, ni a ajustes, ni a recortes”, dice el gerente

El gerente del hospital, Antonio Resola, ha señalado que a la paciente, de 64 años, se le llamó “varias veces” y se le buscó, por lo que están investigando qué sucedió para no conseguir saber dónde estaba y atenderla.

Resola ha dicho que ese día resultaba complicado saber si la mujer fallecida estaba acompañada porque había mucha gente y familiares acompañándolos. Ha añadido que este caso “no se puede asociar ni a la alta frecuentación, ni a ajustes, ni a recortes” y ha atribuido lo ocurrido a “un problema organizativo”. El gerente ha lamentado “profundamente el fallecimiento”: “Lo sentimos mucho y vamos a poner todos los medios y los recursos necesarios para que esto no vuelva a suceder”.

La Policía Nacional ha tomado declaración a los profesionales para establecer qué es lo que ocurrió ese día y por qué no se activó el protocolo de paciente no acompañado.

Los hechos ocurrieron el 21 de diciembre, cuando la mujer se sintió mal en la residencia de mayores donde vivía en Quesada (Jaén) y, por recomendación del médico, fue trasladada acompañada por una auxiliar al hospital de Úbeda, donde quedó a cargo del centro sanitario.

En las sala de urgencias la llamaron varias veces, pero, como no estaba en condiciones de contestar, pensaron que se había ido y permaneció sin atención hasta que sobre las 2.00 de la madrugada un profesional preguntó quién era y se dieron cuenta de que había muerto.

Deja un comentario