Olga Ricomà, investigada por un presunto delito de incitación al odio para colgar una pancarta en el balcón contra la policía española y difundirlo en las redes sociales, ha defendido este miércoles a las puertas de los juzgados de Tarragona que no es “una persona de odio”.

En octubre, la joven colgó en el balcón una pancarta de papel donde se podía leer ‘Police go home’ porque “estaba muy triste por los hechos del 1-O, indignada por lo que estaba pasando y era una manera pacífica de responder a la violencia policial “. Después de que la policía española presentara un atestado sobre los hechos en los juzgados, Ricomà ha comparecido ante el juzgado de instrucción número 2 de Tarragona y sólo ha respondido a las preguntas de su abogado.

Olga Ricomà, investigada para colgar en el balcón una pancarta contra la policía después del 1-O, con las personas que le han apoyado por su citación en los juzgados de Tarragona. Olga Ricomà, investigada para colgar en el balcón una pancarta contra la policía después del 1-O, con las personas que le han apoyado por su citación en los juzgados de Tarragona. (Roger Segura / ACN)

El letrado, Ramon Maria Sans, ya ha presentado un escrito para pedir el sobreseimiento de la causa al considerar que los hechos “no comportan ningún tipo de odio a nadie” y se amparan en la libertad de expresión y de crítica. Más de un centenar de personas han apoyado la joven a las puertas de los juzgados, entre los que su padre, Pau Ricomà, que es el portavoz del grupo municipal de ERC en el Ayuntamiento de Tarragona.

Los hechos se remontan a principios de octubre del año pasado cuando, a raíz de las cargas policiales durante la jornada del 1 de octubre, Olga Ricomà colgó una pancarta en el balcón de su piso donde se podía leer ‘Police go home’ y ‘Som gent de Pau’. La joven difundió una imagen de la acción en su cuenta de Twitter con el mensaje “Mil ojos os vigilan, no vamos a permitir que nos haga daño”. Según explica ella misma, la pancarta estaba hecha de papel y se desprendió al cabo de tres semanas por la lluvia. Su acción, sin embargo, quedó recogida en un atestado que la policía española entregó a los tribunales.

Sus pancartas; ‘Police go home’ y’ Som gent de Pau’

Este miércoles la chica ha comparecido como investigada por un supuesto delito de incitación al odio ante el juzgado de instrucción número 2 de Tarragona. Una vez ha salido, Ricomà ha apuntado que su declaración se ha centrado en la libertad de expresión y en que no es “una persona de odio”. “Es una imputación injusta, sin sentido y por eso hemos pedido que se archive el caso porque consideramos que no hay ningún delito”, ha ,manifestado a los medios.

Su abogado, Ramon Maria Sans, detalla que el escrito donde ha pedido el archivo se centra en el hecho de que el texto escrito en la pancarta y los comentarios en las redes “no comportan ningún tipo de odio hacia nadie”. “Sólo por este hecho ya debería decaer la causa y producirse el sobreseimiento”, argumenta.

Además, el letrado ha dejado constancia de que el artículo 510 del Código Penal está pensado para proteger colectivos o minorías especialmente vulnerables, pero no colectivos con vinculaciones institucionales. Por este motivo, Sans opina que la atribución de este delito a la joven conlleva una percepción de “abuso” de este precepto. El abogado ha apelado también a la libertad de expresión y al derecho a la crítica, y ha admitido que no se plantean la posibilidad de que el caso siga adelante. Por su parte, la fiscalía no ha asistido a la declaración.

La concentración a las puertas del edificio judicial ha reunido un centenar largo de personas, entre los que familiares y amigos de la joven, miembros del colectivo ‘3a Joventut per la Repúbica’,, concejales de ERC y la CUP, y el diputado de los republicanos Òscar Peris, entre otros. Los asistentes han lanzado consignas y mostraron pancartas a favor la libertad de expresión. Entre ellas, algunas con la inscripción ‘Españoles, Franco ha vuelto’.

Imagen de las personas concentradas en apoyo de Olga Ricomà, investigada para colgar en el balcón una pancarta contra la policía después del 1-O, ante los juzgados de Tarragona. Imagen de las personas concentradas en apoyo de Olga Ricomà, investigada para colgar en el balcón una pancarta contra la policía después del 1-O, ante los juzgados de Tarragona. (Roger Segura / ACN)

Deja un comentario