El tira y afloja entre Pekín y Washington a cuenta de su política comercial sigue generando una gran volatilidad en las bolsas. Esta circunstancia ha hecho que en el día de hoy la balanza se decantase hacia las caídas. Desde el -2% que ha perdido de madrugada la bolsa china hasta la caída del -1% que registraba el Dow Jones a unas horas del cierre. En Europa las caídas se han ido moderando y han permitido al Ibex salvar al menos los 9.500 puntos tras ceder un -0,38%.

La última respuesta de China ha sido más contundente de la que cabría esperar, aunque sigue tendiendo la mano para un diálogo que frene esta escalada de la tensión. Las autoridades chinas han anunciado la imposición de aranceles a productos norteamericanos por valor de 50.000 Mn$, igualando así el importe con el que EE.UU. había amenazado a los asiáticos.

A esta preocupación, que en ausencia grandes citas electorales en 2018 ya se puede considerar como la mayor amenaza para la evolución de las bolsas, se han unido una serie de cifras macroeconómicas publicadas hoy. El desempleo en la zona euro prolonga su buena racha y cae hasta el 8,5% en marzo, en comparación con el 8,6% que marcó en febrero. El dato que mayor atención ha captado ha sido el IPC de marzo, que tal y como se esperaba creció en marzo dos décimas hasta el 1,4%. La tasa subyacente, sin embargo, queda por debajo de lo previsto: 1,1% vs 1% estimado y enfría las expectativas de subida de tipos por parte del BCE.

En EE.UU. hemos contado con una avalancha de indicadores que han dejado un sabor agridulce. A la espera de conocer el informe oficial de empleo este viernes, la encuesta ADP apunta a la creación de 241.000 nóminas durante marzo, es decir, 31.000 más de las que esperaba el consenso. Las que han defraudado han sido las encuestas del sector servicios, donde tanto la ISM no manufacturera como el PMI han descendido hasta los 58,8 y los 54,0 puntos respectivamente. También se ha difundido la variación de pedidos de fábrica, que crecieron (+1,2%) pero menos de lo previsto (la estimación apuntaba a un crecimiento del 1,7%).

En bolsa española ha habido varios nombres propios. DIA ha sido de los pocos valores del Ibex que ha cerrado en verde (+1,42%). La cadena de supermercados hace las maletas y vende su negocio en China, una región que le hadado muchos quebraderos de cabeza y que generó solo en 2017 pérdidas de 39 Mn€. Por otro lado, la inmobiliaria Hispania ha sido suspendida de negociación cuando iba ganando un 1,65% al reconocer Blackstone que está negociando la compra de la compañía, que recordemos que tiene como accionistas al Soros Fund o Paulson Co.

Dentro del Ibex las mayores caídas han correspondido a Arcelormittal (-3,60%), Siemens Gamesa (-2,92%) y Mediaset (-1,46%). Por el lado de las subidas, además de DIA se han situado al frente otras como Meliá (+1,51%) y Repsol (+1%).

Más allá de la bolsa, otros mercados como el de divisas o el de renta fija apenas se han mostrado nerviosos. El eurodólar continúa cotizando justo por debajo del 1,23 mientras la rentabilidad a diez años de los bonos español (1,17%) y alemán (0,49%) siguen estables.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.