La Guardia Civil traslada a Madrid a los presos del ‘procés’ entre algunas protestas pero sin incidentes

[ad_1]

Los nueve presos soberanistas han salido a las 9.28 de la cárcel de Brians 2, en Sant Esteve Sesrovires (Barcelona), todos juntos en un autobús de la Guardia Civil para ser trasladados a Madrid, donde serán juzgados a principios de febrero por el Tribunal Supremo acusados de rebelión por el proceso soberanista.

En el autobús de la Guardia Civil, seguido de furgones, van el exvicepresidente del Govern Oriol Junqueras, los exconsellers Raül Romeva, Jordi Turull, Josep Rull, Quim Forn y Dolors Bassa, la expresidenta del Parlament Carme Forcadell, el expresidente de la ANC y diputado de JxCat, Jordi Sànchez, y el presidente de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart.

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, se ha desplazado a las 6.40 horas a Brians 2 para mantener un breve encuentro con ellos antes del traslado a Madrid, y con él estaban todos los consellers de su gobierno menos el de Acción Exterior, Alfred Bosch, y el de Políticas Digitales, Jordi Puigneró –en sendos viajes institucionales–.

El destino de los hombres es la cárcel madrileña de Soto del Real, mientras que las mujeres irán a Alcalá Meco: allí esperarán al inicio del juicio y estarán recluidos durante todo el proceso judicial, que puede prolongarse varios meses.

Junqueras, Romeva, Turull, Rull, Forn, Sànchez y Cuixart han salido de la cárcel de Lledoners, en Sant Joan de Vilatorrada (Barcelona), conducidos por los Mossos d’Esquadra en un convoy a las 6.51 , mientras que a las 5.46 lo ha hecho Dolors Bassa desde Puig de les Basses, en Figueres (Girona), y a las 6.36, Carme Forcadell desde Mas d’Enric, en El Catllar (Tarragona).

Han sido reagrupados desde las distintas cárceles hasta Brians 2 porque es el centro de enlace entre los Servicios Penitenciarios de la Conselleria de Justicia, e Instituciones Penitenciarias del Ministerio del Interior.

El traspaso entre cuerpos policiales se ha realizado en un breve espacio de tiempo puesto que, en este caso, los presos no tienen que hacer un ingreso penitenciario y solamente están en el espacio policial.

Durante el recorrido, grupos de personas se han concentrado para mostrar su solidaridad con los presos, con banderas y pancartas, al grito de ‘Libertad, presos políticos’ siguiendo la llamada de la ANC.

A las puertas de la cárcel de Brians 2 han acudido los diputados de JxCat en el Parlament Albert Batet, Eduard Pujol, Francesc de Dalmases, Anna Tarrés, Lluís Font, Salwa El Garbhi, Anna Geli y Josep Riera.

Los diputados de JxCat que han ido a Brians 2 en apoyo de los presos han podido llegar a las puertas de la cárcel, mientras que los representantes de ERC (Marta Vilalta), de la ANC (Elisenda Paluzie) y de Òmnium (Ignasi Termes) han estado en accesos viarios cercanos junto a ciudadanos independentistas que se han concentrado a lo largo de la carretera.

Antes de su traslado, Turull, Forn y Romeva y Forcadell han afirmado a través de las redes sociales que durante el juicio al que se enfrentan en el Tribunal Supremo defenderán “los derechos y libertades fundamentales”.

Podrán hablar sin límite con sus abogados

El viaje de los presos se realiza de forma directa y con separación por sexos en furgones de la Guardia Civil. Según explican a Europa Press fuentes penitenciarias, no tendrán desde el primer momento ninguna limitación para celebrar comunicaciones con sus abogados, con quienes podrán preparar sus defensas en el locutorio habilitado para tal fin, tal y como marca el Reglamento Penitenciario.

El artículo 48 establece que las comunicaciones de todos los internos con el abogado defensor o con el abogado expresamente llamado en relación con asuntos penales “no podrán ser suspendidas o intervenidas, en ningún caso, por decisión administrativa”. La suspensión o la intervención de estas comunicaciones sólo podrá realizarse previa orden expresa de la autoridad judicial.

Cada comunicación de las defensas de los exdirigentes catalanes quedarán registradas en el libro de visitas. Como pasa con el resto de internos, el reglamento contempla que se usen “locutorios especiales en los que quede asegurado que el control del funcionario encargado del servicio sea solamente visual”. Es decir, queda expresamente prohibido grabar este tipo de encuentros.

Estos locutorios son diferentes a los que se utilizan para las comunicaciones familiares, las institucionales (diputados, senadores, etc.) o las de profesionales acreditados (médicos, periodistas, etc.). Estas últimas sí necesitan previa autorización de la dirección del centro y, en cualquier caso, siempre debe ser solicitado por el interno.

Las citadas fuentes subrayan que los presos del ‘procés’ podrán recibir las visitas siempre que se ajusten al Reglamento Penitenciario y no comprometan la vida penitenciaria del resto de internos o el trabajo de los funcionarios. Recuerdan que el horario de visitas y el que regula su régimen interno estará supeditado a las jornadas del juicio en el Tribunal Supremo, en principio en sesiones de mañana y tarde, de martes a jueves.

El juicio se retrasa al menos hasta el 12 de febrero

La Sala Segunda (de lo Penal) del Tribunal Supremo envió una providencia a las partes en la que señalaba que se ha recibido comunicación del secretario general de Instituciones Penitenciarias, Ángel Luis Ortiz, en la que informa del traslado de los nueve acusados en prisión preventiva a los centros penitenciarios de Soto del Real y Alcalá de Henares.

La fecha del traslado se fijó para el 1 de febrero “para que puedan estar a disposición del tribunal a partir del día 2 de febrero”, según explica la providencia. Fuentes jurídicas han señalado este jueves que el Tribunal Supremo no descarta que el inicio del juicio arranque la semana del 12 de febrero, lo que supondría un cierto retraso respecto a la primera fecha que se barajaba, que era “en torno al 5 de febrero”.

Hay que tener en cuenta que aún está pendiente la notificación del auto que debe fijar la prueba y establecer, entre otros extremos, qué testigos son llamados finalmente a la vista, además de determinar si finalmente se acepta la asistencia en la sala de los ‘observadores internacionales’ que han solicitado las defensas. Los siete magistrados que enjuiciarán este caso están ultimando dicho auto.



[ad_2]

Source link

Deja un comentario