La gimnasta Simone Biles, cuatro veces campeona olímpica a sus veinte años, ha denunciado que sufrió abusos sexuales por parte de Larry Nassar, el exmédico de la selección de Estados Unidos que está sentenciado a 60 años de prisión por poseer imágenes de pornografía infantil en su ordenador. No es la primera acusación que pesa sobre Nassar, que también fue señalado por tres exgimnastas olímpicas estadounidenses: Gabby Douglas, McKayla Maroney y Aly Raisman.

En un mensaje publicado en Twitter, Biles ha decidido contar su historia. Dice que se siente “un poco rota últimamente” y que “cuanto más intenta apagar la voz” en su cabeza, “más fuerte grita”. Aun así ha sacado fuerzas para denunciar los abusos sexuales: “Ya no tengo miedo de contar mi historia. Yo también soy una de las muchas supervivientes que sufrieron abusos sexuales por Larry Nassar”.

El exmédico fue despedido tanto la federación de gimnasia de Estados Unidos como de la Universidad de Michigan después de que las gimnastas dieran a conocer su comportamiento durante los exámenes médicos.

Feelings… ? #MeToo pic.twitter.com/ICiu0FCa0n

— Simone Biles (@Simone_Biles) 15 de enero de 2018

La joven, que ganó cuatro oros y un bronce en Río 2016, lamenta haber confiado en Nassar mientras este trabajaba en el equipo nacional de gimnasia estadounidense: “No es normal recibir ningún tipo de tratamiento de un médico de confianza del equipo y referirse a él horripilantemente como el tratamiento ‘especial’. Este comportamiento es completamente inaceptable, desagradable y abusivo, especialmente viniendo de alguien en quien me dijeron que confiara”

Biles reconoce que es “imposible revivir estas experiencias” y que le “rompe el corazón aún más” pensar que, mientras trabaja por competir en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, tendrá que “regresar continuamente al mismo centro de entrenamiento” donde abusaron de ella. A raíz de su experiencia, pide que estos hechos no vuelvan a ocurrir: “Necesitamos saber por qué esto pudo suceder durante tanto tiempo y a tantas de nosotras. Necesitamos asegurarnos de que algo así no vuelva a suceder”.

“No dejaré que me roben la felicidad”

En el mensaje de Twitter, la gimnasta llega a reconocer que dudó de si los abusos sexuales que sufrió eran culpa suya. “Durante demasiado tiempo me he preguntado a mí misma ‘¿Fui demasiado ingenua? ¿Fue culpa mía?'”, apunta la joven. Sin embargo, dice que ahora sabe “las respuestas a esas preguntas”: “No. No, no fue culpa mía. No, no voy a cargar con la culpa de Larry Nassar y otros”.

“Después de escuchar las valientes historias de mis amigas y de otras supervivientes, ahora sé que esta horrible experiencia no me define”, añade la gimnasta. Biles saca fuerza y manda un mensaje de ánimo a sus seguidores: “Soy mucho más que esto. Soy única, inteligente, talentosa y apasionada. Me he prometido a mí misma que mi historia será mucho más grande que este hecho y os prometo que jamás me rendiré. Amo este deporte demasiado. No dejaré que un hombre, y aquellos que le permitieron actuar así, me roben el amor y la felicidad”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.