La Fiscalía acusa a la tuitera Cassandra, condenada a un año de prisión por humillación a las víctimas del terrorismo, de esconderse bajo “un pseudónimo” para reírse del presidente del gobierno franquista Carrero Blanco. Este es, de hecho, uno de los argumentos empleados por la Fiscalía para refutar el recurso de la defensa que alegó que la joven desconocía que publicar chistes sobre el almirante franquista constituyese un delito de humillación a las víctimas.  

El escrito de la Fiscalía, que ha sido desvelada por la Cadena Ser, desprecia de esta manera la identidad de Cassandra, una joven transexual con identidad de género femenina. “Existen datos para sostener que (desde una valoración paralela del autor en la esfera del profano) el sujeto sabía que estaba realizando hechos patentemente ilíticitos. Entre otros, ¿por qué si era tan legal lo que hacía se escondía bajo el pseudónimo de Cassandra?“, señala concretamente el escrito de la Fiscalía, que rechaza su absolución. 

La joven estudiante de Historia ha respondido a través de su cuenta de Twitter: “Que el Ministerio público diga que una persona trans se está ‘ocultando detrás de’ por usar su verdadero nombre es síntoma de unas instituciones transfobas y rancias“. 

“¿Por qué si era tan legal lo que hacía se escondía bajo el pseudónimo de Cassandra?”, se pregunta la Fiscalía

No es la primera vez que Cassandra sufre el menosprecio de las instituciones a su identidad de género. La joven lamentó que la Fiscalía durante el juicio y la sentencia de la Audiencia Nacional se refiriesen a ella como Ramón, cuando ella se identifica como Cassandra. 

Condenada a un año de prisión

La Audiencia Nacional condenó en marzo del año pasado a un año de prisión a esta joven que fue detenida durante una de las fases de la ‘Operación araña’ por varios tuits en los que se mofaba del expresidente franquista Carrero Blanco, que fue asesinado por ETA en 1973. 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.