[ad_1]

Desde la familia Franco consideran que la decisión del Gobierno de trasladar, el próximo 10 de junio, los restos de Franco del Valle de los Caídos al cementerio de Mingorrubio «son fuegos artificiales», y advierten al Ejecutivo de que no tiene «autorización eclesiástica» para llevar a cabo la exhumación.

Por su parte, la Iglesia no hará ningún tipo de manifestación sobre el anuncio del Ejecutivo de Sánchez. Desde el Arzobispado de Madrid aseguran que, por el momento, no habrá ninguna declaración, limitándose a recordar que la Iglesia «cumplirá la ley» llamando al diálogo entre la familia y el Ejecutivo.

El anuncio de Carmen Calvo en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministras ha sido recibido con sorpresa en la Conferencia Episcopal Española, que no esperaba movimiento alguno hasta que el Supremo fallase sobre la suspensión cautelar presentada tanto por la familia como por la Abadía del Valle. Fuentes episcopales se han limitado a recordar las palabras del cardenal Pietro Parolin a la vicepresidenta, en las que el Vaticano aseguraba que «no se opondrá» a la exhumación de los restos del dictador, si así lo decide la autoridad competente.

Por el momento, los benedictinos tampoco han querido hacer declaraciones, remitiéndose al comunicado colgado en su web el pasado martes, en el que anunciaban que el prior Santiago Cantera había decidido interponer recurso de casación ante el Supremo al considerar que la decisión del Gobierno Sánchez vulnera los Acuerdos Iglesia-Estado y la inviolabilidad de los templos católicos.



[ad_2]

Source link