El Gobierno central contempla como “única hipótesis” que las autoridades alemanas concedan la extradición del expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont, que sería una “lógica” consecuencia del normal funcionamiento de las instituciones de la Unión Europea”.

Así lo ha asegurado este lunes el ministro de Justicia, Rafael Catalá, durante su participación en Marrakech en un gran foro de celebración del primer aniversario de la creación del Consejo Supremo de Poder Judicial (CSPJ) de Marruecos. Pero la actualidad española se adueñó de la agenda de Catalá, que fue preguntado por los periodistas por la eventual extradición de Puigdemont, las condiciones del PNV para aprobar los presupuestos y el último comunicado de ETA.

Catalá recuerda que el Ejecutivo no tuvo “ninguna participación” en la decisión de pedir la euroorden

Sobre Puigdemont, Catalá ha matizado que la solicitud de extradición y entrega fue formulada por el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena, una decisión en la que el Gobierno no tuvo “ninguna participación” por tratarse de un procedimiento puramente judicial. El juez “describe minuciosamente actividades que tipifica con penas muy graves”, y “lo razonable y lógico (hasta en tres ocasiones lo repitió) es que las instituciones alemanas así lo reconozcan”.

La Justicia española reclama a Puigdemont por presuntos delitos de delitos de rebelión y malversación de fondos públicos, entre otros, por su papel en el procés. Para Catalá “el normal funcionamiento de las instituciones en el ámbito de la Unión Europea” hace que “la cooperación entre instituciones judiciales y las fiscalías facilite la entrega y sometimiento a juicio de quien se encuentra huido de la justicia”.

Preguntado por qué hará el Gobierno en caso de denegación de la extradición, Catalá ha descartado esa posibilidad diciendo que “la única hipótesis con que trabajamos es esa (la extradición)”.

Rafael Catalá

La confianza mutua entre países socios del mismo club, que nos reconocemos como democracias va a asegurar que esa entrega se produzca”

La construcción de un espacio único europeo –ha razonado– implica la libre circulación de las personas en el ejercicio de sus derechos, “pero la confianza mutua entre países socios del mismo club, que nos reconocemos como democracias va a asegurar que esa entrega se produzca”.

El expresident catalán ingresó el pasado 25 de marzo en la cárcel de Neumünster tras ser detenido en un área de servicio de una autopista alemana; de inmediato, el tribunal de primera instancia de Neumünster determinó que Puigdemont debía permanecer en la cárcel mientras se estudiaba el caso al considerar que existía riesgo de fuga.

Los presupuestos y el 155

También en relación con el caso catalán, el ministro se ha referido a la exigencia del PNV de que el Gobierno español, para conseguir su apoyo en los Presupuestos Generales del Estado 2018, levante la aplicación del artículo 155 y consideró que el partido vasco se equivoca ya que el final de la intervención de la autonomía catalana depende de los partidos catalanes y del Parlament regional.

Según ha sostenido Catalá, el Gobierno “no puede cumplir” la condición que pone el PNV, aunque añadió que “estamos deseando” la desaparición del artículo 155 de la Constitución. “Quien tiene la responsabilidad de que el 155 deje de aplicarse no es el Gobierno de la nación, sino el Parlament de Catalunya y los partidos catalanes”, que deberán formar un Govern “que cumpla con el Estatut y la Constitución”, ha recalcado el ministro.

Con todo, ha subrayado que la aplicación de ese polémico artículo se está realizando “con total normalidad”, pese a que respondió a “una circunstancia extraordinaria” como fue “el incumplimiento grave de las obligaciones que le corresponden a la Generalitat”.

Deja un comentario