El profesor Gay de Liébana asegura que hay empresas que siempre han mantenido la costumbre de invertir en activo fijo, en inmuebles, pero ahora se dan cuenta de que no vale la pena tener tanto inmovilizado material.

Deja un comentario