El centro de Magisterio Sagrado Corazón, adscrito a la Universidad de Córdoba, ha presentado este jueves la primera edición del galardón Madre y Maestra de Vida, que premiará con 2.000 euros y un “diploma de honor” a la estudiante universitaria embarazada que mejor explique por qué no ha abortado. La propuesta ha sido recibida “en estado de shock” por el Gobierno de Susana Díaz, que no tiene competencias en materia universitaria, pero financia dichas instituciones en Andalucía.

Según las bases del concurso, se premiará “a una alumna universitaria matriculada durante los cursos académicos 2016-2017 y 2017-2018 en los títulos oficiales de grado y posgrado de la Universidad de Córdoba que se encuentre (o haya encontrado) en período de gestación y haya decidido seguir adelante con el embarazo a pesar de todas las dificultades que este hecho pudiera entrañar”.

El objetivo del premio Madre y Maestra de Vida es “valorar la protección al ser humano desde el momento de la concepción en el ámbito de los jóvenes universitarios”. Las candidatas deberán aportar sus datos personales, su dirección, su teléfono y aclarando la facultad donde están matriculadas, pero también podrán participar terceras personas que narren la historia del embarazo de una estudiante, siempre que tenga el consentimiento expreso de ésta.

Lo que va a valorar el jurado es el relato de las jóvenes de su embarazo y su negativa a abortar y esa historia, según especifican las bases, debe acreditar “la fecha en la que quedó embarazada, las dificultades que encontró y la motivación para seguir adelante con el embarazo”, en no más de dos folios “por una sola cara”. El relato debe ir firmado por la candidata. El jurado del premio lo integrarán el Obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, y el Vicario General de la Diócesis, Francisco Jesús Orozco, así como el director adjunto, el administrador, un profesor y un alumno del centro designados por el equipo directivo del mismo.

El Centro de Magisterio Sagrado Corazón nació al amparo de la Fundación religiosa Osio de Córdoba y está vinculado a la Diócesis de Córdoba, que dirige el obispo Demetrio Fernández, autor de algunas citas controvertidas, como hablar de “la ideología de género como una bomba atómica que quiere destruir la doctrina católica y la imagen de Dios en el hombre y la imagen de Dios Creador”; calificar la fecundación in vitro como “aquelarre químico” o denunciar un supuesto plan de la Unesco para que “la mitad de la población mundial sea homosexual”.

El Centro de Magisterio Sagrado Corazón está gestionado, entre otros, por la Diócesis de Córdoba, los Hermanos Maristas de la provincia de Alicante y Andalucía, las Religiosas Escolapias de la Comunidad de Madrid y de la provincia de Andalucía, las Religiosas Franciscanas Misioneras de la Madre del Divino Pastor de la Comunidad de Madrid y la provincia de Andalucía y las Religiosas Esclavas del Sagrado Corazón de Andalucía y la Comunidad de Madrid.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.