El gran ausente en la VIII Cumbre de las Américas, Venezuela, protagonizó los discursos de los gobernantes presentes en esta cita continental, con una mayoritaria condena a su régimen, que ha visto reforzado su aislamiento internacional. Venezuela ha sido el único ausente en este trienal foro presidencial conformado por los 35 países del continente, al no ser invitado su jefe del Estado, Nicolás Maduro, por la nación anfitriona, Perú.

“Seremos implacables con el régimen opresor de Venezuela”, dijo el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos. El mandatario de este país, que comparte frontera con Venezuela y recibe un gran número de emigrantes, insistió en que su gobierno no reconocerá los resultados de las elecciones presidenciales y legislativas de mayo convocadas por el régimen de Maduro.

“La crisis social y económica (en Venezuela) se agrava cada día más, lo que paradójicamente le ha servido al gobierno para reprimir a la población civil cada día más”, consideró Santos. “Colombia –agregó– es el país que más sufre la desesperada situación que atraviesan los venezolanos, por eso somos los más interesados en que en nuestra hermana nación se restablezca la democracia”.

Sesión plenaria de la VIII Cumbre de las Américas este sábado en el Centro de Convenciones de Lima (Perú) Sesión plenaria de la VIII Cumbre de las Américas este sábado en el Centro de Convenciones de Lima (Perú) (Miguel Gutierrez / EFE)

“No podemos mirar a otro lado, donde hay un proceso político sin garantías mínimas.Vamos a desconocer cualquier elección que surja de un proceso de este tipo, porque no es elección democrática”, explicó el presidente de Argentina, Mauricio Macri. Expresó además su preocupación por la crisis humanitaria en Venezuela, donde “millones son obligados a dejar su tierra, y diariamente sufren de carencias de alimentos y servicios básicos”.

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, reclamó al gobierno de Venezuela que “se reencuentre con el camino de la democracia” y que reconozca la crisis humanitaria que “está condenando al hambre y la muerte” a muchos ciudadanos de ese país.

El presidente de Perú, Martín Vizcarra (i), y su ministro de Exteriores, Néstor Popolizio (d), en una rueda de prensa tras clausurar la VIII Cumbre de las Américas como nación anfitriona El presidente de Perú, Martín Vizcarra (i), y su ministro de Exteriores, Néstor Popolizio (d), en una rueda de prensa tras clausurar la VIII Cumbre de las Américas como nación anfitriona (Martín Alipaz / EFE)

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, pidió el “restablecimiento de la democracia” en Venezuela y confío en que se pueda conseguir por medio pacíficos. El gobernante enfatizó que “hoy prácticamente en todo el continente hay gobiernos democráticos” y que, “en ese contexto”, le “preocupa la grave situación en Venezuela”.

El presidente de Panamá, Juan Carlos Varela, que recientemente retiró a su embajador en Caracas y anunció que no reconocerá los resultados de mayo, condenó el “debilitamiento de la democracia” en Venezuela y denunció el éxodo masivo de ciudadanos de ese país.

“La democracia es uno de los pilares de nuestra integración”, recordó el presidente de Brasil, Michel Temer, que pidió una salida democrática a la situación con el respaldo del Grupo de Lima (formado por 12 países latinoamericanos, los más críticos de la región hacia el régimen de Maduro) y de la Organización de los Estados Americanos (OEA).

Canadá y EE.UU. no reconocerán los resultados de mayo

El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, denunció la violación de derechos humanos en Venezuela, a su criterio “completamente inaceptable”, y exhortó al resto de países miembros de la Organización de Estados Americanos (OEA) a trabajar juntos para restaurar la democracia en ese país.

El vicepresidente de EEUU, Mike Pence, le agradeció personalmente al presidente peruano Martín Vizcarra, la “fuerte” posición adoptada por Lima contra el Gobierno de Nicolás Maduro y prometió que Washington seguirá presionando política y económicamente a Caracas. “Gracias por su fuerte postura ante la tiranía y crisis humanitaria que es Venezuela”, le dijo Pence a Vizcarra. Tampoco reconocerá el resultado electoral en las elecciones del próximo mayo en Venezuela. En Estados Unidos, aseguró, “estamos absolutamente decididos, en esta conferencia y en el futuro, a imponer toda la fuerza de nuestro poder diplomático y económico hasta que las libertades y la democracia se restauren en Venezuela”.

Cuba y Bolivia se desmarcan

Únicamente, y como era previsible, Cuba y Bolivia se desmarcaron en términos idénticos del mayoritario rechazo al régimen venezolano. El jefe de la diplomacia cubana, Bruno Rodríguez, deploró la exclusión del presidente venezolano de la cumbre limeña y lo que calificó de “afrenta a todos los pueblos de América y retroceso histórico impuesto” por EE.UU. “Como la voz de Venezuela estamos aquí para defender su libre determinación”, dijo Rodríguez, quien deseó a ese país, principal aliado de Cuba en la región, “éxitos” en las elecciones presidenciales de mayo.

Deja un comentario