En un momento como el actual, en el que Barcelona está en la mirada de muchos, podemos aprovechar la oportunidad para mostrar una comunidad que se distingue por estar abierta al debate de cuestiones que padecen otras muchas grandes ciudades tales como el rol del arte en el espacio público, el turismo sostenible, la gobernanza o la convivencia.

Barcelona

La trayectoria histórica de colaboración entre el sector público y privado -y su tejido asociativo- ha fomentado un gran ecosistema de equipamientos culturales

El espíritu cooperador y dialogante de Barcelona y sus ciudadanos se traduce en la cantidad de centros de arte y de cultura de los que la ciudad disfruta. La trayectoria histórica de colaboración entre el sector público y privado -y su tejido asociativo- ha fomentado un gran ecosistema de equipamientos culturales -algunos más visibles que otros- que incluyen museos, fundaciones, centros de arte, centros cívicos, bibliotecas, fábricas de creación, festivales y eventos punteros, para el disfrute de todos.

El talante abierto del barcelonés hace posible que el sector privado, la ciudadanía y las administraciones aúnen fuerzas y trabajen juntos para conseguir instituciones culturales contemporáneas de excelencia y de referencia. La historia de la ciudad está llena de fórmulas flexibles de cooperación entre lo público y lo privado específicas para cada institución, como el MACBA, la Fundaciò Tàpies, la Fundació Miró o el Museo Picasso.

Londres

El programa del Cuarto Pedestal en Trafalgar Square es un exitoso ejemplo de la presencia del arte contemporáneo en el día a día de la capital

El programa del Cuarto Pedestal en Trafalgar Square es un exitoso ejemplo de la presencia del arte contemporáneo en el día a día de la capital y es uno de sus emplazamientos más visitados y emblemáticos. Es el proyecto de arte público más popular de la ciudad, en el que se invita a artistas internacionales a presentar una obra que se exhibe durante un período de algo menos de 2 años en el pedestal vacante de la plaza. Por él han pasado artistas como Marc Quinn, Thomas Shūtte, Rachel Whiteread y Elmgreen Dragset.

Todos ellos presentando trabajos arriesgados, desafiantes y provocadores, que conviven en un lugar tan históricamente significativo como es Trafalgar Square, con la Columna de Nelson, la National Gallery y las frecuentes marchas populares de protesta que allí se concentran. El debate popular previo para realizar la selección de los proyectos ofrece una idea del carácter abierto, internacional y transgresor de la ciudad.

Qué podemos hacer

Barcelona puede recuperar el liderazgo desplegando su capacidad de diálogo entre el sector público y el privado

En un momento como el actual, en el que Barcelona está en la mirada de muchos, podemos aprovechar la oportunidad para mostrar una comunidad que se distingue por estar abierta al debate de cuestiones que padecen otras muchas grandes ciudades tales como el rol del arte en el espacio público, el turismo sostenible, la gobernanza o la convivencia. Los que compartimos y disfrutamos de todo lo que la ciudad ofrece, debemos celebrar el espíritu inquisitivo e inquieto de nuestra ciudad.

Barcelona puede recuperar el liderazgo desplegando su capacidad de diálogo entre el sector público y el privado, trabajando al unísono y en concierto como ya hemos hecho otras veces. Es responsabilidad de todos avanzar en lo que nos une, colaborar, sumar y perseverar en iniciativas que nos acerquen y que generen ilusión.


Gabriela Galcerán

Cofundadora de art\collisions, ayuda a equipos directivos a abrir su mirada a través del arte contemporáneo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.