La crisis territorial, punto de arranque de los programas electorales

[ad_1]

La crisis territorial en Cataluña ha calado en los programas electorales de los cinco partidos mayoritarios en intención de voto y, con más o menos intensidad, sirve de punto de arranque a sus compromisos con los votantes para las generales del 28 de abril.

Todos hacen de la unidad de España su principal declaración de intenciones desde el minuto uno, aunque en la práctica la economía ocupa el mayor espacio de las cientos de páginas en las que los partidos detallan decenas de medidas que prometen poner en marcha, mientras Europa queda relegada a las últimas líneas.

El PSOE defiende en su programa que ni el derecho de autodeterminación, ni el estado de excepción territorial permanente pueden construir el futuro, mientras que Podemos señala que este es un país plurinacional en el que “hay que tener claro” que los problemas “no se resuelven a garrotazos ni de manera unilateral”.

Si para Vox es prioritaria la “suspensión de la autonomía catalana”, para Ciudadanos lo es la aplicación del artículo 155; una medida que el PP propone prolongar “el tiempo que resulte inexcusable”.

Sin embargo, ninguno ha tenido demasiada prisa en plasmarlas en un documento y la precampaña electoral comenzó sin programas conocidos, salvo Vox presentó sus “100 medidas para la España Viva” antes de que se convocaran las elecciones.

Cuatro días antes del inicio de la campaña, el 8 de abril, PP y Unidas Podemos coincidieron en dar a conocer sus propuestas, el primero en Barcelona y el segundo en Madrid, y ya metidos en campaña lo ha hecho el PSOE, este lunes 15 de abril, y Ciudadanos ha sido el último, este martes.

Una tardanza que contrasta con lo ocurrido en las elecciones del 20 de diciembre de 2015 cuando todos los partidos se adelantaron al comienzo de la campaña electoral para presentar sus programas, que fueron prácticamente similares a los comicios del 26 de junio de 2016, dado su inmediatez.

Entonces, el PSOE fue el más madrugador, pese a tener que aplazar la presentación una semana por los atentados terroristas del 13 de noviembre en París, y Cs repitió en el furgón de cola, aunque fue más rápido que en esta ocasión y lo hizo casi un mes antes de las elecciones.

Los socialistas también ganan ahora en extensión y dan a su programa 297 páginas, al que incorporan un anexo con los objetivos de desarrollo sostenible de la Agenda 2030.

En siete apartados detallan sus propuestas encaminadas a mantener el Estado del bienestar y preservar derechos de la ciudadanía. Diez son los apartados que utiliza el PP, por su parte, para enumerar hasta 500 medidas en 101 páginas.

Diez apartados que los populares usan como cajón de sastre para meter, por ejemplo, bajo el epígrafe de “retos globales de una sociedad abierta” temas tan diversos como inmigración, vivienda, lucha contra el comercio ilegal, cooperación, seguridad, emergencias o terrorismo.

Unidas Podemos reduce sus nueve bloques a dos conceptos -horizontes y garantías- en un programa que tiene una versión larga de 105 páginas y una similar con los títulos y los artículos de la Constitución.

En la versión completa incluye 264 medidas, que abre con su programa para un “nuevo país” y cierra con sus “garantías de justicia territorial“, mientras que la “constitucional” consta de 97 páginas, un preámbulo, 153 artículos y disposiciones, al estilo de la Carta Magna.

El restablecimiento de la Constitución en Cataluña con la aplicación inmediata del 155 es la premisa de la que parte Cs en un programa electoral de 175 puntos, en que la economía, la educación y la familia ocupan el mayor número de páginas.

El programa más corto es el de Vox, que utiliza 32 páginas para exponer su centenar de medidas para solucionar los problemas que, según la formación, más preocupan a los españoles: la unidad de España, la destrucción de la clase media, los elevados impuestos, la seguridad de las fronteras y el recorte de las libertades.

El programa general contrasta con su programa económico que, publicado el 11 de abril, un día antes del comienzo de la campaña electoral, destaca por su precisión y detalle.

Cincuenta y dos páginas en las que, bajo el epígrafe “Por una política fiscal simple, justa y eficiente”, explica detenidamente sus propuestas para reducir el gasto público en más de 24.000 millones de euros y en materia fiscal.

[ad_2]

Source link

Deja un comentario