Para quienes son amantes de la literatura y de leer grandes historias, hablar de Mario Vargas Llosa es sinónimo de excelencia. El escritor peruano es uno de los grandes pioneros de este género y fue gracias a su primera novela, La Ciudad y los Perros: Biografía de una Novela, que comenzó a dar un paso trascendental en la modernidad de la narrativa de su país.

Fue en el año de 1963 cuando esta primera obra de Vargas Llosa apareció en la ciudad de Barcelona. A partir de allí, de su descubrimiento, ha tenido una trayectoria marcada por el éxito de parte de los lectores, aunque también ha estado rodeada por la polémica y el escándalo.

¿Qué puedes encontrar en esta obra? Una reconstrucción muy completa de las peripecias por las que tuvo que pasar Vargas Llosa para hacer su primera novela. Y es que el escritor ilumina facetas que muy pocos conocen sobre su biografía, tales como la censura franquista y sus efectos, las conexiones entre literatura y política o la historia del boom latinoamericano. Todo ello en los años posteriores a la revolución cubana.

Una obra bastante interesante

La novela está ambientada en un colegio militar, donde cientos de jóvenes reciben educación bajo un severo régimen castrense.

Aquí, la obra cuenta las distintas historias de estos adolescentes que terminan aprendiendo a convivir con un estilo de vida alienante que no les da la oportunidad de desarrollarse como personas, ya que son humillados y sometidos. Sin embargo, por medio de este sistema, varios de ellos encuentran la suficiente fortaleza para sacar adelante sus retos.

En esta primera obra, Vargas Llosa reprocha el estilo de vida y la cultura castrense, donde se van fortaleciendo cierto tipo de valores (agresividad, sexualidad, hombría, etc.) que van mutilando el desarrollo personal de los jóvenes que se encuentran en dicho recinto. Poco a poco, la vida de los personajes se va cruzando hasta llegar al clímax de la obra.

El nudo de esta novela se centra cuando las preguntas de un examen son robadas, algo que es descubierto por un cadete que a la postre muere a manos de otro cadete, presuntamente.

Ante esto, otro cadete tratará de denunciarlo, pero todo será inútil. Este problema hará que se enfrenten los cadetes entre ellos mismos, y después con las autoridades del colegio, quienes vienen siendo oficiales del ejército. Según el epílogo de la novela, los personajes ven este colegio como un lugar de paso que los ha venido deformando.


Source link

Deja un comentario