El fallo de la Audiencia de Barcelona sobre el caso Palau de la Música, hecho público este lunes, pospone hasta la fase de ejecución de la sentencia la decisión sobre si es el PDeCAT quien debe abonar el importe de las “comisiones ilegales” a Convergència (CDC), como formación sucesora.

La Audiencia de Barcelona ha condenado a nueve años y ocho meses de cárcel al ‘saqueador’ confeso del Palau de la Música Fèlix Millet y a 4 años y cinco meses al extesorero de CDC Daniel Osàcar, y ha ordenado decomisar 6,6 millones de euros al partido por el cobro de “comisiones ilegales” de Ferrovial.

En la sentencia, el tribunal presidido por la magistrada Montserrat Comas d’Argemir aborda la petición del Ministerio Fiscal sobre una posible condena a la formación sucesora de CDC, el PDeCAT, a abonar esa cantidad.

Sin embargo, el tribunal subraya en la sentencia que este asunto “no puede ser objeto de la presente resolución”, ya que la “presunta sucesora” (PDeCAT) no ha sido llamada durante el procedimiento para defenderse ni para confirmar dicha sucesión, que negó la defensa de CDC.

En todo caso, la Audiencia señala que “de haberse producido una sucesión”, el asunto podrá plantearse, una vez se acredite, mediante “el correspondiente incidente sustanciado en ejecución de sentencia”.

El Partit Demòcrata Europeu Català (PDeCAT), presidido hasta la semana pasada por Artur Mas y dirigido por Marta Pascal, nació en julio de 2016 como sucesor de CDC, cuando el caso Palau de la Música ya estaba pendiente de juicio.

El PDeCAT se constituyó como una nueva entidad jurídica, aunque no quedó totalmente desvinculada de CDC, formación que siguió existiendo, reducida a la mínima expresión, y que compró la sede en la calle Provença de Barcelona que aún alberga al Partido Demócrata.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.