La apuesta inequívocamente federalista que se plasmó en aquella costosa declaración de Granada de 2013, donde el entonces secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, tuvo que emplearse a fondo para coser un acuerdo que no disgustara mucho al PSOE andaluz y que fuera del agrado del PSC, sigue siendo una entelequia que, cuatro años después, continúa sin abrirse paso.

El resultado de las elecciones del 21-D han vuelto a poner de manifiesto que la apuesta federalista del PSC no termina de cuajar entre la ciudadanía catalana. Para unos, llega ya tarde y está superada por los acontecimientos. Para otros, basta con seguir en el actual Estado Autonómico sin buscar nuevos marcos políticos.

Miquel Iceta ya dijo que se presentaba con un planteamiento que podría parecer antipático, donde nadie iba a quedar plenamente satisfecho, pero que la veía como la salida a la actual situación de conflicto. Rubalcaba primero, y posteriormente Pedro Sánchez, no se han cansado de repetir que la España federal se acabará imponiendo. Pero, lo cierto, es que a medida que pasa el tiempo lo que se vislumbra es el ocaso de la opción federalista.

Los socialistas admiten que el federalismo, con la bipolarización de los bloques, son las causas de su pobre resultado electoral del 21-D

Así lo apuntan algunos dirigentes del PSOE consulados por Público que, no obstante, siguen convencidos de que, aunque el camino sea largo, se abrirá paso a medio plazo la propuesta socialista, al entender que es la salida más viable.

No obstante, la lectura más consensuada en el PSOE es que ha primado entre los ciudadanos las propuestas de máximos, las de los bloques enfrentados, frente un proyecto de consenso que, inevitablemente, contemplaba renuncias por ambos posicionamientos.

El secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, reafirmó ambos análisis este martes en declaraciones a La Sexta, donde confesó que hay una cierta “desazón” en el PSOE porque no se haya abierto durante la campaña un debate sobre propuestas ni sobre programas para buscar una salida al conflicto catalán. De hecho, el debate federalista no ha existo.

Además, el número tres del PSOE no tuvo reparos en reconocer que hay en el partido una sensación de cierto “fracaso” por los resultados obtenidos tras las expectativas que habían generado los sondeos, y que los socialistas “no están satisfechos”. Destacó, en este sentido, que gran parte se debe al enfrentamiento entre bloques que ha generado en “un alto nivel de emocionalidad” a la hora de votar.

Sin embargo, otros miembros del PSOE achacan más los pobres resultados electorales del PSC en las elecciones del 21-D a seguir yendo del brazo del PSC. Así lo apuntó el ex presidente extremeño, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, que ha vuelto a resucitar la idea de la creación de una federación socialista del PSOE en Catalunya, separada del PSC, como ya se barajó a finales de 2016, cuando los socialistas catalanes se negaron a abstenerse en la investidura de Mariano Rajoy.

Ibarra, en su blog personal, ha pedido a la dirección federal que el PSC deje de ser “la franquicia del PSOE” en Catalunya, asegura que su distanciamiento “ni beneficia a ellos, ni al PSOE en el resto de España”, y plantea “un divorcio rápido y de mutuo acuerdo”.

El candidato del PSC a la presidencia de la Generalitat, Miquel Iceta (c), acompañado del secretario general del PSOE, Pedro Sánchez (2d), el expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero (d), el expresidente del Parlamento Europeo Josep Borrell

El candidato del PSC a la presidencia de la Generalitat, Miquel Iceta (c), acompañado del secretario general del PSOE, Pedro Sánchez (2d), el expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero (d), el expresidente del Parlamento Europeo Josep Borrell (2i) y la diputada socialista y número dos por Barcelona Eva Granados, durante el mitin central para las elecciones del 21-D de los socialistas en Barcelona. EFE/Andreu Dalmau

En Ferraz, ni se plantean esta posibilidad pese a los resultados del 21-D, sobre todo, cuando las relaciones entre la dirección federal y los socialistas catalanes pasan por un buen momento, y consideran minoritario el planteamiento del ex presidente extremeño.

No obstante, es más que probable que el tema se plantee en el próximo Comité Federal, porque hay más dirigentes que piensa de la misma manera, aunque no lo hayan expresado estos días públicamente.

Hay que recordar que esta posibilidad se planteó hace ya algunos años, en una de las crisis internas entre PSOE y PSC, que llevó al entonces secretario de Organización del PSOE, José Blanco, con el respaldo del José Bono, a amenazar con la ruptura entre ambos partidos y la creación del PSOE en Catalunya. En aquella ocasión, se pensó hasta en el ex ministro Celestino Corbacho para liderar la operación. Finalmente, se abortó tal decisión, aunque sigue flotando en el ambiente esta posibilidad.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.