Hubo un tiempo, en los años 70 y 80, en el que las sedes de los partidos políticos catalanes ejercían extraoficialmente como pequeños centros cívicos. Cursillos de catalán o de informática, charlas, exposiciones… Como los batzokis vascos pero sin el bar. Fueran de derechas o de izquierdas, nacionalistas o centralistas, la llegada de la democracia llenó los locales de aquellos jóvenes partidos de actividades… y de todo tipo de objetos. Libros, cuadros, banderas, diplomas, logotipos artesanales realizados por algún afiliado… Hoy el relevo generacional ha reducido la función ‘social’ de las sedes y muchas se enfrentan al dilema de qué hacer con tantos cachivaches acumulados.

En la agrupación del PDeCAT de la Dreta de l’Eixample han visto en este poso material una doble oportunidad: aligerar el local y recaudar donativos para la familia del exconseller Joaquim Forn, encarcelado en Estremera por el referendo del 1 de octubre. El también ex teniente de alcalde barcelonés es militante de esta sección local desde su juventud y acudía a las reuniones y actos con asiduidad.

“Todos les conocemos mucho, a él y a su mujer Laura, así que pensamos que sería una forma bonita de ayudarle”, explica Ramon Morell, presidente de esta agrupación. “Más allá de embargos y fianzas, el encarcelamiento tiene un coste cotidiano alto para los familiares en viajes, abogados…”, asevera. “Y ha sido una forma de dignificar y rentabilizar este capital emocional y simbólico”, añade. La idea inicial era una subasta navideña, enfocada a regalos de amigos invisibles y familia. Pero la campaña electoral les animó a empezar ya el 11 de diciembre, porque la distribución del material electoral genera un gran trajín en las sedes políticas y una afluencia más intergeneracional y heterogénea.

Libros, material electoral y un cartel del Pacte Democràtic per Catalunya en la agrupación del PDeCAT de la Dreta del Eixample Libros, material electoral y un cartel del Pacte Democràtic per Catalunya en la agrupación del PDeCAT de la Dreta del Eixample (Meritxell M. Pauné)

El sistema era de lo más prosaico: el que quería llevarse algún objeto pequeño, como un libro o un bolígrafo de merchandising, depositaba “la voluntad” en el bote de donativos. Si el objeto de deseo era de mayor relevancia, como pósters antiguos o ‘reliquias’ de las primeras elecciones del 79, había que pegarle un post-it con el importe ofrecido. Si había más de una puja, se adjudicaba la pieza al mejor postor.

La iniciativa ha tenido éxito y en menos de un mes han ‘vendido’ decenas de objetos. “Un afiliado histórico nos pidió si aún quedaba algún sello de la CDC de Sagrada Familia, que le hacía ilusión tenerlo porque fue su agrupación”, ejemplifica el responsable de la Dreta de l’Eixample, sección que ahora unifica los dos barrios de la mitad derecha del distrito. En efecto, lo que para uno es un pongo, para otro puede ser una pieza de coleccionismo o fuente de nostalgia. Además el cambio de siglas del partido ha favorecido la melancolía entre los militantes de más edad… y la emotividad de este otoño político ha hecho el resto.

La reproducción de un mapa antiguo de Barcelona irá a parar a un despacho del grupo municipal del PDeCAT La reproducción de un mapa antiguo de Barcelona irá a parar a un despacho del grupo municipal del PDeCAT (Meritxell M. Pauné)

Los dos objetos más ‘caros’ se han adjudicado por una cincuentena de euros. Son una reproducción enmarcada de una litografía de la Barcelona de 1563 y el roble verde de Convergència Democràtica tallado en madera, de autoría y fecha ignotas pero visiblemente añejo. Lo más ‘barato’ han sido los libros, que por uno o dos euros iban saliendo a diario. Desde ensayos de Pier Vilar a novelas de Sherlock Holmes, la variedad es tan alta como el desorden en el que se amontonan.

La agrupación del PDeCAT de la Dreta del Eixample ha organizado una subasta para recaudar donativos para la familia del exconseller Joaquim Forn La agrupación del PDeCAT de la Dreta del Eixample ha organizado una subasta para recaudar donativos para la familia del exconseller Joaquim Forn (Meritxell M. Pauné)

Entre el material ‘no convergente’ que aún había en la sede esta semana estaban un cartel de ‘la Norma’ –imagen de la primera campaña pro normalización lingüística–, tres fotografías XXL del Eixample de principios de siglo, un collage de balcones con pancartas del No a la Guerra, ejemplares del Butlletí dels Mestres de 1934, una enciclopedia Larousse e incluso trofeos mini de un concurso de “labores artesanales”.

Del fondo documental del partido había programas electorales y discursos desde 1979 hasta 2015, dos retratos de Jordi Pujol –uno con dedicatoria manuscrita–, un cartel del Pacte Democràtic per Catalunya de 1977 –con el PSC Reagrupament– y la memoria de la acción de gobierno de la primera legislatura de la Generalitat reinstaurada.

La agrupación del PDeCAT de la Dreta del Eixample ha organizado una subasta para recaudar donativos para la familia del exconseller Joaquim Forn La agrupación del PDeCAT de la Dreta del Eixample ha organizado una subasta para recaudar donativos para la familia del exconseller Joaquim Forn (Meritxell M. Pauné)

Cerraron la primera ronda hace unos días y prevén iniciar pronto una segunda campaña sin fecha de finalización. “Hasta que Quim salga de prisión”, apunta Morell, que fue asesor suyo en Interior. Si se tercia no descartan prescindir de algún elemento de mobiliario poco usado, en vistas que el partido está reordenando su patrimonio. De los cinco locales que Convergència tuvo en el distrito del Eixample, hoy día quedan tres. El local de la Dreta de l’Eixample es de propiedad, adquirido en los años 90, y antes albergó una sucursal bancaria, de la que se conservan elementos como el mostrador y cajas con llave en la doble puerta de entrada.

La subasta solidaria ha adjudicado decenas de objetos en menos de un mes

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.