“El día 31 de enero Carles Puigdemont será de nuevo el president de todos los catalanes”. Con este compromiso explícito se ha presentado desde la capital belga el grupo de JxCat, que se ha reunido por primera vez desde las elecciones con Carles Puigdemont. El portavoz de la candidatura, Eduard Pujol, ha prometido además que la investidura de su candidato se hará de acuerdo con el reglamento.

Las caras visibles del grupo, el propio Pujol y Elsa Artadi, han comparecido ante la prensa una vez acabada la reunión de trabajo de los electos, que se ha celebrado en el hotel President Park de Bruselas. Según han explicado, el grupo no se plantea llevar ningún nombre alternativo a la investidura ya que entienden que el mandato de las urnas es claro a favor de la presidencia de Puigdemont.

“JxCat envió un mensaje inequívoco durante la campaña que decía: si quieres que Puigdemont sea president, vota a Puigdemont. El electorado lo recogió y la presidencia de Puigdemont por tanto quedó totalmente avalada en las urnas”, ha considerado Francesc Pujol. Por esta razón aseguran que, junto con el respeto al reglamento del Parlament, se ha de respetar la voluntad expresada por los electores.

En opinión de JxCat, el reglamento no impide ni la investidura en ausencia de Puigdemont ni la participación de los diputados que están en Bruselas. “No tenemos ninguna duda de que el reglamento permite la investidura de cualquier diputado, y de que Puigdemont es elegible”, ha asegurado Artadi.

Los portavoces no han querido avanzar si finalmente se decantarán por intentar la vía telemática, que implicaría la comparecencia de Puigdemont ante el pleno por videoconferencia, o por la delegación de la lectura del programa su programa de Gobierno en otro diputado. “No lo hemos estudiado hoy y lo decidiremos cuando preparemos la sesión de investidura”, ha indicado Artadi. Los portavoces además se han negado a especular sobre la posición de los letrados de la Cámara, alegando que aún no se han posicionado de forma oficial.

En la misma lógica con la que desean que Puigdemont sea investido estando en Bruselas, el grupo de JxCat ha considerado que los diputados Clara Ponsatí y Lluís Puig, también en Bélgica, deben poder participar en los debates parlamentarios. “Son diputados electos y no están privados de sus derechos políticos”, han asegurado.

La posición de los exconvergentes difiere en este punto de la de ERC, que negocia con sus electos en el extranjero que renuncien a su escaño. Fuentes de la formación republicana reconocían este miércoles sin embargo que es probable que Toni Comín acaba quedándose con el acta de diputado.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.