El diputado de JxCat y vicepresidente del Parlament, Josep Costa, no ha querido desvelar abiertamente cuáles serán los próximos pasos que dará su formación junto a ERC en el caso de que el juez del Tribunal Supremo, Pablo Llarena, deniegue de nuevo la posibilidad de que Jordi Sànchez pueda ser investido como 131º president de la Generalitat, pero ha dado algunas pistas importantes. La primera, al asegurar que desde JxCat no tienen previsto por ahora proponer más candidatos para la investidura, y la segunda al considerar que la mejor estrategia a partir de ahora pasa por aprovechar el eco internacional como consecuencia de las últimas resoluciones judiciales sobre los exdirigentes del Govern huidos al extranjero. Además, ha insistido en que la celebración de otras elecciones no sería el escenario deseable, si bien se ha mostrado convencido de que de celebrarse, “las fuerzas independentistas las volverán a ganar”.

En una entrevista en La Xarxa, el dirigente ha apostado por “no hacer el automatismo de proponer a otro candidato si no dejan investir” a Sánchez, sino en hacer “una reflexión más profunda”, ha dicho Costa, quien sin embargo ha confirmado que aún no hay una respuesta del juez Llarena sobre Sànchez, después de que tanto el número dos de JxCat como el presidente del Parlament, reclamaran en las últimas horas su puesta en libertad o la posibilidad de ser investido al menos por videoconferencia. En todo caso, Costa ha expresado su confianza en que la decisión de Llarena será positiva, puesto que sería muy grave que se lo impidiera y tendría “consecuencias negativas para España”. Así, con las últimas decisiones de la justicia sobre los CDR, unidas a los procesos ligados al debate de la libertad de expresión, el dirigente ha augurado que “habrá más litigios” que afectarán a la credibilidad internacional de España y provocarán “un efecto bola de nieve”.

“Habrá más litigios” que afectarán a la credibilidad internacional de España y provocarán “un efecto bola de nieve”

En el caso de la investidura de Sànchez, Costa ha insistido en que la voluntad es “decidir una investidura efectiva” y, aunque se ha visto en un aprieto a la hora de comentar si sería posible presidir Catalunya desde la cárcel, se ha amparado en que “no tendría sentido que la ONU dijera que tenemos derecho a esta investidura y no queramos hacerla”. De hecho ha admitido que con la vía de Sànchez “queremos hacer toda la presión posible para que respete la ley y los derechos políticos de los diputados”, de manera que “no es sólo cuestión de derechos personales, sino de todos los diputados y de todos los electores”. En definitiva, con la investidura del dirigente encarcelado se quiere hacer evidente que “los votos de los ciudadanos sirvieron para alguna cosa”.

Pero en el caso de que el juez Llarena no permita al reo ser investido, “tocará hacer reflexión muy grande sobre la situación que vive Catalunya y si ha servido de alguna cosa votar”, porque “si no hay motivo para que no se pueda hacer una investidura, ¿qué nos están diciendo, que sólo se puede votar a un candidato de su partido?”, se ha preguntado Costa. “¿Quién nos dice que no irá a prisión cualquier candidato que propongamos?”, ha insistido. De esta forma, el vicepresidente de la cámara catalana ha apostado por esa “reflexión más profunda”, más allá de proponer otro candidato.

“Tocará hacer reflexión muy grande sobre la situación que vive Catalunya y si ha servido de alguna cosa votar”

Aunque Puigdemont sigue siendo el candidato absoluto por encima de todas las cosas de JxCat, se da por sentado que su investidura es más que complicada por la situación en que se encuentra. Por eso la reflexión profunda que propugnan se basa en “no ir insistiendo poniendo candidatos”. Puigdemont es el candidato desde el principio, pero el juez “aceleró los movimientos” para impedir la formación de gobierno, ha recordado; después, a Turull “nos lo metieron en prisión durante el debate de investidura”, por tanto, “el juez de forma consciente y deliberada” evitó su investidura, ha sostenido Costa, a pesar de que no contaba con los votos necesarios. Pero para JxCat, el proceder del juez es “tan monstruoso” que “habrá que hacer una reflexión profunda”, ha insistido.

Y para justificarla, la formación juntera alega que “la gente debe entender que (la investidura) no está solo en nuestras manos”, porque “cada vez que sale un nombre salen informes de la Guardia Civil que dicen que van a por él”. De esta forma, JxCat considera que estamos ante una “causa general contra el independentismo” y, “lo que no haremos es investir al sr. Albiol”, ha ironizado Costa.

“La gente debe entender que (la investidura) no está solo en nuestras manos”, porque “cada vez que sale un nombre salen informes de la Guardia Civil que dicen que van a por él”

Preguntado por la posibilidad de dejar correr el plazo hasta la convocatoria automática de nuevas elecciones o de emprender un proceso de radicalización del ‘procés’ tras cargarse de razones con los apoyos internacionales, el dirigente ha lamentado que “si nos siguen enviando gente a la cárcel tal vez no podrá haber Govern”, por lo que “la gente la debe entender que no está todo en nuestras manos”. En todo caso, Costa ha querido dejar bien claro que el ‘procés’ “solo es radicalmente democrático y será radicalmente democrático y pacífico”, de manera que “lo que es radical y extrema es la represión que tenemos”.

Acto seguido ha señalado el que considera “punto de inflexión” en toda la deriva judicial en el Supremo que da prueba de esa radicalización: cuando a finales del mes pasado el fiscal general del Estado pide poner en libertad bajo fianza a Joaquim Forn y el juez lo deja en prisión “alineándose con la extrema derecha”, en referencia a Vox, que ejerce la acusación particular. “Desde entonces, se acelera todo, se acelera el auto de procesamiento, la prisión para los que están en libertad”, el procesamiento contra Trapero y los expedientes contra quienes tienen cargos por las manifestaciones, ha citado.

Contra esta “represión” y las “embestidas muy graves por parte del Estado”, el diputado ha dejado claro que “si había cualquier tregua, se ha acabado”, por lo que desde la parte independentista “no debemos hacer movimientos provocados por esta radicalización”, sino que “daremos pasos cuando nos interese a nosotros, no cuando le interese al “Estado”. De hecho, Costa se ha vanagloriado por la situación en que se encuentra la causa independentista como consecuencia de las decisiones judiciales en Europa y ha apostado por “no permitir que nos hagan caer en errores” como consecuencia a esta radicalización.

“Lo ideal sería encontrar la fórmula para que esta nueva ola de represión la sepamos girar contra el Estado”

Para JxCat, “tal vez hemos llegado al punto de que el Estado español no respeta las leyes ni los derechos humanos”, de manera que “lo ideal sería encontrar la fórmula para que esta nueva ola de represión la sepamos girar contra el Estado”, eso sí, “aprovechar el eco internacional”.

En cuanto a la opción de que haya elecciones nuevamente, Costa no lo ha descartado, como nunca lo han hecho ninguno de los partidos independentistas, si bien es una opción no deseada por ninguna de ellas. Pero ha dicho no temer en absoluto esta posibilidad. “No queremos elecciones pero no nos dieron miedo las del 21-D y las ganamos”. Ante esta posibilidad, JxCat dice mantener una posición de “compromiso con aquello que hemos venido defendiendo”, de manera que “si nos fuerzan a unas elecciones, estamos convencidos de que las fuerzas independentistas las volverán a ganar”. Según Costa, la mayoría que hay detrás del independentismo “es sólida” y “no fruto sólo de un buen candidato o de que se cuente con el apoyo de los medios, ha asegurado.

“No queremos elecciones pero no nos dieron miedo las del 21-D y las ganamos”

Deja un comentario