El presidente cesado de la Generalitat, Carles Puigdemont, pretende ser investido por delegación, no de forma telemática como se venía especulando. De esta forma, se trataría de que el discurso de investidura que, según un informe del Gobierno central y los letrados del Parlament, debería tener lugar de forma presencial en el hemiciclo, pueda ser leído por alguien de la Mesa de la cámara catalana o por algún diputado en quien Puigdemont habría delegado esta función. La fórmula en que estaría pensando Junts per Catalunya (JxCat) para hacer efectiva la investidura a distancia de Puigdemont sería la delegación, previa presentación por escrito del discurso en el Parlament el mismo día de la investidura. Esta maniobra permitiría a la formación que encabeza el expresident evitar la acción previa del Tribunal Constitucional (TC), ahora bien, también conlleva contravenir lo expresado por los principales grupos de la oposición, así como el eventual informe de los letrados de la cámara, aún por reclamarse por los grupos.

Según informa RAC1, el objetivo es llegar al debate sin hacer ruido y, entonces, entrar en el registro del Parlament el texto del discurso de Puigdemont para que lo lea algún miembro de la Mesa o algún diputado. De esta forma, JxCat tiene previsto que todos los grupos intervengan en la réplica a ese discurso, si bien no habría contrarréplica por parte de Puigdemont ni del diputado designado para leer su discurso.

Los planes de Puigdemont implicarían volver a la dinámica de la pasada legislatura de ignorar las advertencias de los letrados de la cámara

Aunque los principales partidos de la oposición ya se han mostrado radicalmente opuestos a una investidura a distancia, sea en la forma que sea, tanto por delegación como telemáticamente, en JxCat consideran que “una determinada interpretación del reglamento” del Parlament hace posible esta investidura. Defienden “la mayor” que significa investir de nuevo al que consideran presidente legítimo. Pero PSC, Cs, PPC e incluso los ‘comuns’, se han mostrado contrarios a una investidura de este tipo y tienen previsto reclamar la opinión de los servicios jurídicos de la cámara incluso antes de llegar a la sesión constitutiva del Parlament. En todo caso, en el PSC apuntaron incluso la posibilidad de reclamar ese informe el mismo día 17, al presidente de la Mesa de Edad.

Este viernes, Puigdemont ha convocado a los diputados de su lista a Bruselas para una reunión en la que, entre otras cosas, se trataría de afinar esta posibilidad que pretende driblar la acción del TC. JxCat quiere llegar al día de la investidura con la incógnita del método de la investidura para evitar que el TC suspenda la votación, sin embargo, los grupos pueden pedir a la Mesa o a la presidenta del Parlament un informe previo de los letrados del Parlament sobre una eventual investidura a distancia. La posibilidad de que este informe se haga y vea la luz quedaría en manos de la Mesa o Forcadell.

Cobra especial importancia la voluntad de ERC, que ya ha manifestado su predisposición y su interés a conocer la opinión formal de los letrados de la cámara antes de llevarse a cabo el debate de investidura

En este sentido, hay que recordar que en la pasada legislatura ya fueron muchas las peticiones de informes previos por parte de la oposición que la Mesa o directamente la presidenta de la cámara, se negaron a pedir a los letrados. Por eso en esta ocasión cobra especial importancia la voluntad de ERC, que ya ha manifestado su predisposición y su interés a conocer la opinión formal de los letrados de la cámara antes de llevarse a cabo el debate de investidura, una circunstancia que podría llevar al traste los planes de JxCat, sobre la investidura a distancia.

La formación de Puigdemont es consciente de que si el Constitucional suspende la votación, el Parlament quedaría en punto muerto y no se podría repetir la investidura hasta que el tribunal decida si la primera es válida. Pero en JxCat están convencidos de que pueden lograr que la cámara llegue a votar la investidura de Puigdemont, aunque luego el TC la suspenda y no haya toma de posesión.

JxCat prevé que la cámara se constituya la semana con normalidad, el nuevo presidente del Parlament haga la ronda de contactos con los grupos y que proponga que Puigdemont se someta a la investidura para ser el candidato con más apoyos

En este sentido, prevén que la cámara se constituya la semana con normalidad, el nuevo presidente del Parlament haga la ronda de contactos con los grupos y que proponga que Puigdemont se someta a la investidura para ser el candidato con más apoyos, y calculan que llegue el día del debate sin nada diferente de la normalidad.

ERC recela de los planes de JxCat porque los planes de Puigdemont implicarían volver a la dinámica de la pasada legislatura de ignorar las advertencias de los letrados de la cámara.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.