Junts per Catalunya (JxCat) sostiene en un argumentario interno distribuido entre los diputados electos y el resto de miembros de su candidatura que Carles Puigdemont “será investido presidente” de la Generalitat, ya que “el Estado no lo puede impedir”.

El argumentario, con el título Hemos ganado las elecciones. Ahora el Estado debe asumir el resultado, recalca que en los comicios del pasado 21 de diciembre las fuerzas independentistas lograron la “mayoría absoluta” -con los 34 diputados de JxCat, los 32 de ERC y los 4 de la CUP-, un “resultado extraordinario” en unas elecciones “ilegítimas, en un clima de excepcionalidad, de violencia, de prisión, de exilio y de suspensión de las instituciones”.

”El president Puigdemont -según JxCat- es el gran vencedor de las elecciones”. “Los catalanes no podemos aceptar como normal que no se acepte el resultado, igual que no fue normal que nos pegasen por ir a votar el 1 de octubre”, insiste el documento. Puigdemont, subraya su candidatura, “se sometió a unas elecciones ilegítimas porque no les dan miedo las urnas”, por lo que ahora exige “que el Estado acepte el resultado”.

El documento no señala ninguna hipótesis sobre la materialización de la investidura

El documento no apunta ninguna hipótesis sobre cómo podría ser investido Puigdemont y se limita a señalar que JxCat no se “moverá del principio democrático” e insistirá en que “aquel que ha sido escogido democráticamente debe poder ser investido”.

”Para que vuelva el president hay que votar al president. La gente ya lo ha hecho. Lo que ha votado la gente no lo puede cambiar el Parlament”, afirma el texto, que advierte de que “sólo hay un tipo de gente que no quiere que Puigdemont sea investido: los que no creen en la democracia”.

Además, JxCat pide al Gobierno español que “diga qué día piensa anular” la aplicación del artículo 155 de la Constitución, porque “sin democracia no habrá estabilidad”, y destaca que “los problemas que ha generado el Estado los debe resolver el Estado”.

ERC deja las negociaciones en punto muerto hasta saber si Puigdemont vuelve y si Junqueras es excarcelado

El documento interno de Junts per Catalunya se ha hecho público en medio de la negociación con ERC para definir el futuro president y Govern de la Generalitat. Con todo, las conversaciones entre las dos formaciones hacen un paro momentáneo hasta la próxima semana, cuando menos, en los temas más destacados.

Los republicanos consideran que, por una parte, las negociaciones sobre la investidura no pueden continuar sin que JxCat determine si Carles Puigdemont vuelve a Catalunya, si prefiere permanecer a Bruselas como hasta ahora, o si es legal y factible investirlo presidente sin necesidad que pise Catalunya.

ERC, de hecho, cree que la pelota está en su tejado y que, sin sus pasos, las conversaciones no pueden avanzar mucho más. Es por eso, que los equipos negociadores de las dos formaciones han decidido darse unos días de margen, aprovechando el fin de semana y las fiestas de Fin de Año, para intentar aclarar conceptos y poder volver a la mesa de diálogo de los independentistas.

Además, ERC prefiere no cerrar ningún acuerdo concreto sobre un eventual futuro Govern independentista sin saber si Oriol Junqueras puede salir de prisión la semana que viene, cuando está citado por el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena.

Y es que fuentes de los republicanos consideran que hay dos factores que pueden condicionar, y mucho, los términos de la negociación del Consell Executiu e, incluso, de la Mesa del Parlament: el retorno o no de Puigdemont, y la libertad o prisión para Junqueras.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.