Las autoridades de Estados Unidos podrían ocultar de manera sistemática el verdadero origen de las pruebas que utilizan durante los juicios contra las personas acusadas de cometer crímenes, advierte la ONG de derechos humanos Human Rights Watch (HRW).

Al dejar de revelar los métodos de investigación que emplean para obtener información comprometedora —que podrían incluir prácticas ilegales, como la vigilancia de ciudadanos sin orden judicial—, los oficiales norteamericanos vulnerarían los derechos constitucionales que garantizan un juicio justo a los sospechosos.

100 casos y 24 entrevistas

En su informe ‘Lado oscuro: Los orígenes secretos de las evidencias en los casos criminales de EE.UU.’, HRW indica que los investigadores estadounidenses inventarían explicaciones alternativas conocidas como ‘construcciones paralelas’ para justificar cómo obtienen sus pruebas.

Ese documento registra cerca de 100 casos criminales de cortes federales y estatales de EE.UU., así como en 24 entrevistas con empleados públicos en ejercicio y retirados de diversas agencias gubernamentales de seguridad e inteligencia, abogados defensores y otras personas especializadas en el tema.

Colaboración secreta entre Inteligencia y Policía

Algunas tácticas que pondrían en práctica las autoridades de EE.UU. para enmascarar la verdadera obtención de evidencias serían la colaboración secreta entre los investigadores y la Policía local.

Así, los servicios de Inteligencia vigilarían a una persona investigada y solicitarían a las fuerzas de seguridad que busquen un pretexto para detenerla, como una infracción de tránsito de poca importancia, que les serviría para registrar su vehículo.

Desafío al sistema judicial

Al ocultar esos métodos, las agencias gubernamentales “desafían todo lo que representa nuestro sistema judicial”, afirmó un abogado defensor del estado de Virginia, que tuvo un cliente que podría haber sufrido esas prácticas.

“La Justicia no puede basarse en evidencias secretas y es en las sombras donde florecen los abusos”, concluyó Sarah St. Vincent, investigadora de HRW en EE.UU.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.