Queda poco más de un mes para la fecha señalada que decretaría nuevas elecciones en Catalunya -el 22 de mayo- y Junts per Catalunya asegura que se ha ganado “el derecho a gestionar el tiempo”. El partido de Carles Puigdemont afirma que se siente “cómodo con los términos” y valora todas las opciones, entre ellas la de investir al president cesado. El plan D, buscar un cuarto candidato, no se ha puesto sobre la mesa, asegura Eduard Pujol, portavoz de la formación mientras sigue el cónclave del partido en Berlín.

“Esto no es un Operación Triunfo político”, ha respondido el portavoz cuando le preguntaban si Puigdemont es el número uno ahora que Llarena ha vuelto a vetar la candidatura de Jordi Sànchez y que Jordi Turull está encarcelado en prisión preventiva en Estremera. “No se nos ha permitido que Puigdemont sea investido, por el momento, aunque nadie duda de su legitimidad”, ha añadido Pujol.

Pero sobre la opción de repetir los comicios, siempre presente en el imaginario político desde que se puso en marcha el cronómetro con la investidura fallida de Turull, está “muy lejos”, según Pujol, quien afirma que son “responsables” y tienen “voluntad de formar Govern”. “No hay sobre la mesa escenario D”, insiste.

La reunión del partido de Puigdemont ha servido para analizar de forma precisa lo que ha sucedido a nivel judicial, social político y cívico en las últimas semanas. En ella “se ha trabajado en las oportunidades legales, jurídicas y políticas de Jordi Sànchez y Jordi Turull”.

Preguntado por la opción de apurar los términos, Pujol ha reivindicado su derecho a gestionar el tempo de la melodía política catalana. “Si alguien ha dado un paso adelante para que haya Govern es Junts per Catalunya, que ha mostrado flexibilidad y generosidad. Hemos presentado ya tres candidatos que han sido tumbados por el Estado”, se ha justificado. “No hemos tomado ninguna decisión, sabemos que el calendario se acaba el 22 de mayo. No se trata de apurar los días pero nos hemos ganado el derecho de gestionar el tiempo de la forma oportuna que nos permita poner el espejo ante un Estado que no respeta lo que pedía la ONU”, ha comentado en alusión a la resolución del Comité de Derechos Humanos no vinculante sobre Sànchez.

A juicio de Pujol, Llarena ha desafiado a la ONU y han de trazar aún el camino a seguir a nivel judicial y político. Piensan llevar la cuestión a las Naciones Unidas y sobre Turull, que este miércoles ha tenido una vista con el magistrado Pablo Llarena y le ha reprochado su encarcelamiento por motivos políticos– ha apuntado que su investidura no se pudo finalizar y también han de ver qué camino judicial siguen. Roger Torrent, por su parte, ha mantenido este miércoles contactos en Ginebra con miembros de la ONU. Según el presidente del Parlament, han acordado mantener los canales de comunicación abiertos para informar al organismo internacional de lo que pasa en Catalunya.

Aunque no se haya tomado ninguna decisión y se insista en las vías Sànchez y Turull, Puigdemont sigue de candidato de fondo a la espera de lo que suceda con la reforma de la ley de Presidencia -registrada en solitario por Junts per Catalunya- que ya tramita la cámara catalana por procedimiento de urgencia desde que este martes lo aprobara la Mesa de Parlament. “Es el president de Catalunya, el país le reconoce como tal. Hay que buscar el camino para llevar al Parlament lo que la calle ha legitimado en el 21-D”, señala Pujol.

Junts per Catalunya ha celebrado este miércoles en Berlín la primera reunión con Puigdemont después de que fuera detenido en Alemania el pasado mes de marzo, pero ya había celebrado varias. Pujol ha definido la reunión como “el hilo entre el Parlament y el exilio en el espacio libre que permite Europa”.

Este lunes el PDeCAT coincidía con Esquerra Republicana en la conveniencia de formar Govern pronto, pero sin cerrar las puertas de Carles Puigdemont, aunque Marc Solsona, alcalde de Mollerusa y diputado de Junts per Catalunya y miembro destacado del partido, había sonado como plan D.

Deja un comentario