Oriol Junqueras ha pedido al Tribunal Supremo salir en libertad porque nunca ha apostado por la violencia como vía para lograr la independencia de Catalunya. “Soy un hombre de paz” y “convicciones religiosas, ha dicho a los magistrados que tendrán que decidir si sigue o no en prisión. Los fiscales Javier Zaragoza y Consuelo Madrigal, últimos en intervenir, han pedido que el exvicepresident de la Generalitat continúe en prisión por riesgo de reiteración delictiva.

Los magistrados Miguel Colmenero, Alberto Jorge Barreiro y Francisco Monterde componen el tribunal que ha escuchado el alegato de Junqueras y son quienes revisarán la decisión del juez instructor, Pablo Llarena, que decidió mantener en prisión a Junqueras por riesgo de reiteración delictiva, que “no desaparece con la formal afirmación de que abandonan su estrategia de actuación”.

Llarena, en el auto que confirmaba su prisión, la de Joaquin Forn y la de los ‘Jordis’ destacó la  intervención y el “dominio” de Junqueras sobre una estrategia que derivó en una “explosión violenta” y que concreta en hechos como la protesta frente a la consellería de Economía con motivo del registro del 29 de septiembre.

El abogado de Junqueras, Andreu Van Den Eynde, ya adelantó los argumentos que iba a exponer durante la vista para intentar lograr la libertad de su cliente. “El programa de ERC confirma que no hay riesgos que justifiquen mantener a Junqueras en prisión”, aseguró en una entrevista con eldiario.es.

Durante la vista, ha insistido en que su defendido tiene que quedar en libertad para que pueda entablar una negociación bilateral con el Estado, según han informado fuentes presentes en el interrogatorio. Ha sido el primero en intervenir en la vista, para luego ceder la palabra a los abogados que se adhirieron al recurso -los letrados de Jordi Sánchez y Joan Josep Nuet, y al abogado de VOX, que ejercer la acusación popular.

La Fiscalía ha tomado la palabra antes de que lo hiciese el propio Junqueras. Han mantenido que debe continuar en prisión porque aún persiste el riesgo de que cometa nuevos delitos, como ya apuntaron en el escrito en el que se oponían a su primer recurso.

Zaragoza ha tomado la palabra para responder a la defensa de Junqueras y asegurar que “el pacifismo y el civismo son algo más que buenas palabras”. Estas actitudes, ha remarcado, deben estar respaldadas por hechos, y ha recordado sus llamadas a la movilización social para apoyar el proceso independentista.

El exvicepresdent de la Generalitat ha intervenido en último lugar tras dos horas de vista. Apenas ha utilizado un par de minutos para incidir en su condición de “hombre de paz”, de “convicciones religiosas” y que apuesta por el “civismo”.

Junqueras había llegado a las 09.30 horas a los calabozos de la Audiencia Nacional, en un vehículo policial camuflado. Allí ha esperado a ser trasladado a la sede del Supremo, que se encuentra a unos metros. En el exterior, una veintena de personas se concentraba en una protesta menos numerosa a la de otras ocasiones.

Algunos concentrados llevaban bufandas amarillas y pancartas a favor de la libertad de los presos -Junqueras, Joaquim Forn y los dos ‘Jordis’, que aún siguen en prisión-. En la concentración han participado miembros de ERC, como el vicesecretario general de Coordinación Interna, Isaac Peraire, o los diputados Gabriel Rufián y Ester Capella.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.