¿Debe la izquierda seguir mirando al PSOE en busca de respuestas?

Eso es una desgracia. Diría que se trata de una tragedia griega. El PSOE no tienen nada que ver ya con la izquierda. Hace ya décadas que no es la izquierda, es simplemente una especie de marca blanca de la derecha. Si en un barco la oficialidad lleva el barco a un puerto que no deseamos, por mas que la marinería no quiera ir, mientras obedezca a los capitanes, el barco va.




Por tanto, aunque a mí me digan aquello de que en el PSOE hay mucha gente de izquierdas, eso para mí es totalmente irrelevante. No sirve para nada mientras esos militantes sigan manteniendo a sus dirigentes. El último caso lo vemos con Pedro Sánchez. Si alguien piensa que es la izquierda pues, francamente, creo que tiene unos elementos de análisis tan rudimentarios que diría que son prehistóricos.

Con el PSOE no se puede contar como fuerza de izquierda, en absoluto lo es ni lo ha sido en las últimas décadas. Basta con ver la política que ha hecho.

¿Deslegitima la corrupción al Partido Popular?



El Partido Popular está deslegitimado ante la ética, la honradez, la honestidad, el buen hacer… pero está legitimado ante una parte nada despreciable de la población española.

Esto es muy duro, y sé que no va a gustar, pero es verdad, Franco es una creación del franquismo, Franco militante cuartelero de banderas, Franco defensor de la iglesia católica, Franco “No pienses porque no hay que pensar”, Franco protector de la corrupción. Eso estaba ya en una parte del pueblo español desde hace más de un siglo, Franco simplemente lo cogió, lo apañó, le llamo movimiento nacional y fue tirando. Solo así se explica la cantidad de gente que fue a ver el cadáver de Franco.

El Partido Popular representa perfectamente a esa parte de la sociedad española. Es su manifestación más acabada y más perfecta, así que mientras esa parte de la sociedad española siga pensando así y la otra se lo consienta, bien por silencio, bien por apoyos políticos, el PP seguirá siendo el mejor representante del gobierno que pueda haber. ¿Por qué? Porque este es un país donde han gobernado los ladrones, no hay más que tirar desde la etapa franquista hasta ahora.

¿Considera suficiente el “pacto de Estado” contra la violencia machista?
Voy a ser muy duro en esto, lo primero que haría falta sería remover jueces de sus sillones, porque son francamente machistas, aparte de profundamente reaccionarios, la carrera judicial está llena de ellos, fiscales y un largo etcétera.

Después haría falta un poder público que pudiese colocar unas penas durísimas, sí, endurecer las penas y las medidas precautorias. A partir de ahí: escuela pública, totalmente laica, donde se estableciesen una línea de valores, donde no hubiese tregua y se fuese inmisericorde con las actitudes machistas.

Es más, cuando en los institutos hay una parte mínima por ahora de la juventud que tiene actitudes machistas, ahí debe de actuar la autoridad pública y decirle a la familia que o eso se corrige o vamos a ver que pasa, es decir, en nuestro país en ciertas cosas hace falta un cirujano de hierro. No estoy hablando de cárceles, estoy hablando de medidas democráticas duras, porque nos estamos jugando el futuro de mucha gente.

¿Tiene sentido hablar de monarquía en una federación?
No tiene sentido hablar de monarquía en plena democracia. Monarquía y democracia son dos conceptos antitéticos. La actual monarquía española se ha pringado, y mucho, en contra de la autentica democracia. Juan Carlos vino de la mano de un dictador, Felipe ya ha tomado una serie de decisiones en sus intervenciones públicas que lo sitúan con lo más reaccionario de la política española.

En España con la monarquía no tenemos nada que hacer, otro asunto es como conseguir que el rey abdique. Eso implica una correlación de fuerzas y seriedad en las formaciones políticas de la oposición, y yo no lo veo, no saben quién es su enemigo, están dando vueltas y vueltas, pero carecen del valor suficiente para explicarle la situación actual a la gente y a su propia militancia.

¿Adoctrina el Estado español?
Totalmente. El Estado español adoctrina, como adoctrina la iglesia católica. Pues claro que adoctrinan, no solamente adoctrinan, sino que crean redes clientelares donde el adoctrinamiento consiste en el reparto del botín. Ese es el mayor de los adoctrinamientos en la más pura mafia. Están dando clases de robo.

¿Existe la posibilidad de cambiar realmente la estructura de poder dentro del actual marco constitucional?
El marco constitucional tiene que ser superado a través de una cosa que yo llamo ruptura secuenciada, es decir, una ruptura que se va produciendo mediante pequeñas rupturas. Una ruptura total, súbita, no es posible salvo que ocurra algo que no queremos. El actual marco no es solamente un marco legal, yo distingo entre constitución material y constitución formal. La constitución material, los que deciden realmente si la constitución se aplica o no, esos tienen que ser superados, deben ser desalojados democráticamente, puesto que con ellos no hay nada que hacer. Antes de hablar de la Constitución hay que crear un constituyente que los vaya dejando fuera del terreno de juego.

¿Se respeta plenamente la libertad y pluralidad de información en España?
No en la medida de que las empresas periodísticas cada vez dependen más de los bancos, los préstamos, los ayuntamientos, diputaciones, gobiernos centrales y autonómicos…

La información ha entrado de lleno dentro de la economía de mercado, venden mercancías y, como tales vendedores de mercancías, están sujetos a las oligarquías que los protegen, les dan dinero o se lo quitan. Es decir, cuando ellos anteponen en su oficio la libertad de mercado, están yendo contra la libertad informativa, escriben porque tienen que comer, pero operan simplemente en la directriz que les marca el poder.

¿Existe un proyecto claro en la izquierda española?
Resulta necesario un proceso constituyente en España. El constituyente, o sea, el pueblo, que está diseminado, que está dividido en fracciones políticas, debe tomar fuerza y constituirse en creador de un constituido que haga una nueva constitución. Pero no sucede, no sucede porque para ello las fuerzas políticas que ahora mismo están en el poder deberían cambiar radicalmente la forma de hacer política. Deberían hacer posible que sus militantes se comprometiesen, deberían dejar la política del tuiteo y del mensaje corto, y comenzar a lanzar un proceso de discurso rotundo pero animoso, dirigirse a las fuerzas sociales con una propuesta clara. Nuestro país esta muy mal, la juventud no tienen ningún futuro.

¿Ha defraudado la nueva política?
¿Y cual es la nueva política? Yo quisiera que me dijesen qué es la nueva política. No entiendo a qué se refieren con la nueva política. A la población española lo que hay es que decirle la verdad y trabajar con ella. Oiga usted, si usted me vota y no me acompaña en el camino a mí eso no me interesa, pero es que además a usted tampoco le interesa. Hay que situar a nuestro pueblo ante la situación a la que nos enfrentamos con un lenguaje animoso, vibrante y muy racional. De ese modo la gente podrá responder aunque se encuentre ante un shock como el actual.

Info completa

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.