Jordi Sànchez lleva 82 días en la prisión de Soto del ­Real en Madrid. El día 11 ­declarará delante el Tribunal Supremo acusado de rebelión y sedición, pero confía en poder participar en la sesión constitutiva del Parlament del 17. Desde su celda, defiende a Carles Puigdemont como único presidenciable después del 21-D e insiste en que la mejor solución para muchos problemas de Catalunya es “marcharse lo antes posible” de España.

El resultado del 21-D es excepcional para el independentismo, pero ganó Ciudadanos.

Su victoria es en esencia por la falta de una candidatura del soberanismo. Arrimadas ha sido la voz más fresca del unionismo, pero está muy lejos de representar la mayoría necesaria para gobernar. La victoria de Cs es más virtual que efectiva.

¿Pone en evidencia carencias del soberanismo?

Nunca el independentismo había superado los dos millones de votos. Es un resultado histórico, pero vuelve a evidenciar – como el 27- S– que tenemos que hacer las cosas mejor y no podemos quedarnos en la autocomplacencia. Tenemos que aspirar a más de un 50%.

En campaña dijo que Arrimadas, Iceta y Albiol eran “tontos útiles” de Mariano Rajoy.

La gestión que Rajoy ha hecho sobre Catalunya, incluido el 155 y el papel de la Fiscalía, la hace pensando en reforzar su poder y sacar rédito electoral en España. Rajoy utilizó a Sánchez y Rivera, de eso nadie duda. El problema del PP en Catalunya no ha sido tanto Rajoy como Albiol.

¿El 21-D cambia algo en la legislatura española?

Tendría que hacerlo. Si Rajoy acepta el resultado, retira el 155 y per­mite volver al presidente Puigdemont, seguro que la gobernabilidad en España será más plácida y encontrará más fácilmente el apoyo de socios como PNV, sin los cuales no tiene mayoría.

“Debemos consolidar los valores de la república
y exigir al Estado un referéndum acordado”

¿La declaración de independencia del Parlament fue simbólica o tenía efectos?

Creo que la propia presidenta del Parlament dijo que la declaración no se publicó en el Butlletí del Parlament. Todo estudiante de primero de Derecho sabe que la publicación en el diario oficial es condición necesaria para que la declaración, resolución o ley tenga efectos.

¿Recomendó elecciones antes que la DUI?

Desde la prisión es difícil tener toda la información y, por lo tanto, yo no diría que recomendé nada. Me permitirá que por respeto al Govern y al president mis consideraciones queden reservadas. En todo caso, eran más complejas y de más alcance que si hacía falta o no convocar elecciones.

¿El choque entre CDC y ERC impidió salidas alternativas?

Le podría decir nombres del PDECat partidarios de la DUI, dirigentes de ERC partidarios de elecciones, y al revés. Pesó más cómo cada uno gestionaba un debate personal entre la ética de la responsabilidad y la ética de la convicción.

¿Carles Puigdemont tiene que volver a Catalunya?

Tiene que volver preservando toda la dignidad del cargo que representa, la suya personal y la de los consellers que lo acompañan.

¿Se puede ser presidente de la Generalitat desde Bruselas?

No es mi primera opción. Rajoy y las instituciones del Estado tienen que hacer un gesto de distensión y facilitar el retorno de Puigdemont en condiciones de ocupar el despacho del Palau de la Generalitat. El independentismo aceptó participar en unas elecciones convocadas ilegítimamente por Rajoy. Ahora les toca a ellos.

¿Se habría ido a Bruselas?

Estoy encerrado en prisión desde hace más de 80 días. Es una pregunta que yo no puedo responder, por ­razones obvias ni me la planteé, yo no formaba parte del Govern.

¿Se ve como presidenciable?

Mi único candidato es Carles Puigdemont. Dedicaremos todas las energías y tiempo disponible para que tome posesión.

¿Qué le parece que ERC reclame para Oriol Junqueras la posibilidad de ser investido si Puigdemont no vuelve?

Distraer el debate sobre cómo hacer que Puigdemont sea investido lo antes posible es una pérdida de tiempo y de energía. Seguro que el vicepresidente Junqueras lo comparte.

¿Ve otras alternativas?

No. A Puigdemont le corresponde ser presidente por la doble condición de ser el presidente destituido ilegítimamente y ser el candidato de la lista soberanista más ­votada. Dos condiciones incuestionables.

¿Renunciaría al escaño para garantizar la mayoría absoluta independentista al Parlament?

No creo que este supuesto se plantee. Estoy convencido de que el Supremo no impedirá la presencia de los electos que hoy estamos en prisión por una medida cautelar. Sería una injerencia judicial impropia en un Estado europeo. En todo caso, nunca he sido ni seré un impedimento para los intereses del soberanismo. Si no hay más solución, me marcharé.

¿Hay que sumar los comunes a una mayoría por el derecho a decidir?

Los comunes ya están ahí. El reto es cómo se concreta el derecho a decidir y su ejercicio. La aceptación del referéndum acordado por el Gobierno español es cuestión de tiempo. Mientras tanto, iremos haciendo república y aquí seguro que los comunes estarán.

¿Cuál tiene que ser ahora el plan independentista?

Gobernar para reforzar y consolidar los valores y las estructuras de eso que hemos identificado como república. Habrá que rehacer todo lo que el 155 ha destruido y evidenciar cuán ineficaz es el Estado español, que ni hace ni deja hacer. Y todo eso acompañado de una exigencia demo­crática al Estado para acordar un ­referéndum.

¿Cómo se puede avanzar hacia la independencia sin acabar en la prisión?

Eso lo tienen que responder Rajoy, Santamaría y la Fiscalía. Si alguien pensaba que la prisión era la solución, supongo que el 21-D ya vio que iba equivocado.

¿Qué les hace pensar que puede haber ahora un diálogo que hasta ahora no había existido?

La política siempre dispone de segundas y terceras oportunidades. Y si no es con Rajoy, será con el siguiente. Nosotros, como hemos demostrado, no desfalleceremos.

Los exconsellers accedieron a hacer política dentro del marco constitucional. ¿Usted también?

Como presidente de la ANC he actuado siendo respetuoso con la ley. Movilizarse a favor de la independencia es perfectamente legal. Si me pregunta sobre mi condición de diputado, asumiré con las fórmulas ya conocidas hacer política en el marco constitucional. No puede ser de otra manera.

¿Prevé una legislatura de cuatro años o una excep­cional?

La legislatura es de cuatro años y haríamos bien de no acortarla. Un error del independentismo ha sido prefijar plazos antes de conocer bien las condiciones y oportunidades. También sabemos rectificar. Para sumar más del 50% del electorado hacen falta políticas y tiempo. Cuatro años pasan rápido.

¿Qué hace falta para que la UE intervenga en la crisis catalana?

Europa ya ha intervenido. ¿Alguien cree que el 1 de octubre Europa fue feliz con la violencia policial? La brevedad del 155 y la convocatoria electoral es una sugerencia de los socios europeos más que una decisión de Rajoy o de los entornos mediáticos que pedían mano dura. Ahora bien, nosotros, para ser fuertes y pedir que Europa intervenga, tenemos que superar y de largo el 50% de apoyo electoral.

“La Navidad más larga de todas”

Sànchez explica que lo castigaron por su intervención grabada en un mitin del 21-D. “Me registraron la celda, ropa, papeles y libros acabaron por el suelo”. Fueron, dice, tres registros en tres horas. Después vino el cambio de módulo y la prohibición de comunicarse durante seis meses con una de las tres personas que tenía autorizadas. Instituciones Penitenciarias abrió un expediente, y la sanción puede ser 30 días encerrado en la celda. “Se enfadaron”, dice. La declaración del día 11 es su nueva cita con el Supremo: tiene “toda la ilusión, pero la mínima esperanza” de quedar en libertad. Entiende que el sumario es “un disparate” e incluso bromea: si no llevara más de 80 días en prisión, “ofrecería partes del sumario para una nueva entrega de Torrente, el brazo tonto de la ley”. Pero estos días han sido especialmente duros: “Ha sido la Navidad más larga de todas las navidades. Pero sé que vendrán otras y recuperaremos el tiempo que nos han quitado”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.