El expresidente de la asociación ANC y candidato a la presidencia de la Generalitat, Jordi Sànchez, ha acusado al magistrado del Tribunal Supremo Pablo Llarena de falta de objetividad al considerarse parte perjudicada de la causa. Concretamente, hizo referencia a la página 53 del último auto por el que el instructor impide a Sànchez acudir al debate de investidura y en el que habla de “una estrategia que sufrimos”, recogida en el libro blanco de la Transición Nacional de Catalunya.

En su declaración indagatoria, Sànchez ha insistido que “no se puede ser juez y víctima”, con lo que cree que el magistrado no está siendo objetivo en su función al hablar en primera persona como una de los perjudicados de la estrategia independentista. Cuando ha finalizado su alegato, Llarena le ha recordado que sus letrados tienen derecho a recurrir sus resoluciones ante la Sala de Apelaciones del alto tribunal si no están de acuerdo, como de hecho así han hecho.

Sànchez cree que se trata de una causa general contra una colectividad que se persigue por sus ideas.

Según fuentes presentes en el interrogatorio, Sànchez ha acusado a Llarena de vulnerar sus derechos al no haber atendido a la resolución de la ONU sobre garantizar sus derechos políticos. El expresidente de ANC había pedido la semana pasada al instructor que le dejara en libertad para poder acudir al debate de investidura en el que se presentaba él como candidato a la presidencia de la Generalitat, petición que fue rechazada por el magistrado.

Sànchez ha expuesto que se le han vulnerado sus derechos y que no tiene la sensación de que vaya a tener un juicio justo por el delito de rebelión del que ha sido procesado. Asimismo, ha explicado que desde las asociaciones se mantenían contactos con el Govern y el exconseller de Interior, Joaquim Forn, para que las manifestaciones discurrieran adecuadamente, no porque estuvieran concertados entre Govern y las asociaciones.

Además, ha añadido que considera que en la causa seguida en el Tribunal Supremo por un presunto delito de rebelión por promover la independencia de Catalunya fuera de las vías legales no se dirige contra una personas concretas e individuales sino que se trata de una causa general contra una colectividad que se persigue por sus ideas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.