El Gobierno japonés ha comenzado a considerar un plan de evacuación de los ciudadanos nipones y estadounidenses de Corea del Sur a través de una vía marítima hacia la isla de Tsushima en caso de una “situación de emergencia” en la península de Corea, informa el periódico Yomiuri, con referencia a numerosas fuentes gubernamentales.

El plan se está desarrollando para el caso de que el aeropuerto de Seúl esté bloqueado o quede fuera de funcionamiento en el marco de una situación de emergencia, como en el caso de un ataque por parte de Corea del Norte.

En ese caso, los ciudadanos de Japón y de EE.UU. que se encuentren en Corea del Sur serán evacuados al puerto de Busan (en el extremo sureste del país), y desde allí los trasladarán en barcos de las Fuerzas de Autodefensa de Japón a la isla nipona de Tsushima. Más tarde serán transferidos a la isla de Kyushu.

El líder norcoreano Kim Jong Un pronuncia un discurso.

Sin embargo, desde los acontecimientos de la Segunda Guerra Mundial, el Gobierno de Corea del Sur prohíbe a los buques militares japoneses entrar en sus puertos. Por esta razón, se considera la opción de amarrar un buque de autodefensa japonés cerca de un barco de EE.UU., el que en calidad de aliado general de ambos Estados asiáticos podría convertirse en una especie de mediador en la evacuación.

Según el rotativo, el plan ya ha pasado a una etapa concreta: una delegación de funcionarios del Gobierno fue enviada a Tsushima para inspeccionar las posibilidades de la isla para recibir refugiados. En particular, fueron inspeccionados los hoteles y se evaluaron los suministros de agua y alimentos.

Actualmente en la República de Corea se encuentran más de 200.000 de estadounidenses y alrededor de 60.000 de japoneses.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.