Se instalaron el día en el que debía celebrarse el pleno de investidura de Carles Puigdemont y no saben muy bien cuándo regresarán a sus casas. Lo que sí tienen muy claro es cual es su cometido en esta céntrica plaza barcelonesa: explicar al mundo su punto de vista sobre la cuestión catalana.

L’Acampada per la República lleva instalada en la plaça Catalunya de Barcelona 64 días y 63 noches y durante todo este tiempo han difundido a través de folletos y material diverso lo que ellos entienden como la verdad de lo que está ocurriendo en Catalunya, “para contrarrestar la desinformación y la mala información que muchos medios de comunicación están dando por el mundo” sobre el conflicto catalán, explica Marta Claver, integrante de la entidad organizadora. Según esta portavoz, no solo los turistas ignoran lo que ocurre, “sino que también muchos españoles no saben casi nada de lo que está pasando”.

'Acampada per la República' en Plaça Catalunya (Barcelona) ‘Acampada per la República’ en Plaça Catalunya (Barcelona) (Martí Paola)

Con unos campistas que fluctúan entre las 15 y 30 personas diarias, un buen número de ellas atiende al personal, confecciona objetos con los que recaudar ingresos para caja solidaria o efectúa tareas de mantenimiento del campamento. “No queremos que esto esté hecho un desastre, por eso siempre hacemos tareas de mantenimiento”, explica Claver. Quizás por eso, desde l’Acampada per la República, se desentienden de los múltiples vecinos que han aparecido en sus alrededores y que ofrecen una imagen algo diferente a la que “nosotros pretendemos dar”, añade, “aunque muchos de ellos ofrezcan mensajes confusos y luzcan simbología catalanista para despistar y justificar su presencia”. En este sentido y para apagar ciertas voces contrarias a su estancia en la plaza, “no creo que estemos ensuciando la imagen de Barcelona, más bien al contrario, que el pueblo pueda hablar es más importante que el hecho de que nos puedan echar”, manifiesta en alusión a la posibilidad de ser desalojados de un momento a otro.

Su presencia en plaça Catalunya ha superado cualquier expectativa, por eso quieren continuar sumando apoyos y no desfallecer en el intento de persistir algo más de tiempo en este céntrico punto de la ciudad de Barcelona.

Deja un comentario