La Audiencia Nacional ha logrado decomisar el ‘botín’ que escondía en Colombia el expresidente de la Comunidad de Madrid Ignacio González, según adelantaba este viernes ‘Cadena Ser’ y han confirmado fuentes judiciales a El Confidencial.Con la ayuda de las autoridades del mencionado país y también las de Panamá, los investigadores han incautado 5,4 millones de dólares en metálico que el político ocultaba en cuentas a nombre de sociedades tituladas por testaferros, además de varios bienes inmuebles que tenía en Colombia.

Se trata de una fortuna que el expresidente habría amasado a través de la trama del Canal Isabel II, que ahora se investiga en la denominada como operación Lezo. El hallazgo de este ‘botín’ ha resultado decisivo para que el político pudiera salir en libertad condicional esta semana, ya que el juez considera que disminuye el riesgo de destrucción o alteración de prueba y, sobre todo, el riesgo de fuga.

Las cuentas han sido bloqueadas gracias a la colaboración de los países latinoamericanos y el dinero pasará a disposición de la justicia española

Cabe señalar en este sentido que la pasada semana viajaron a Colombia el juez de la Audiencia Nacional que instruye el caso, Manuel García Castellón, y el fiscal de Anticorrupción, Carlos Yáñez, y durante la visita tomaron declaración a un testigo clave. De hecho, este informador no solo habría aportado pruebas sobre cómo González estuvo al mando de la compra de la empresa brasileña Emissao, sino que también dio detalles sobre la fortuna que el expresidente escondía en Colombia.

Las cuentas halladas ya han sido bloqueadas gracias a la colaboración de los dos países latinoamericanos y el dinero pasará ahora a disposición de la justicia española, pero Colombia considera que le corresponden parte de las propiedades que tenía González en dicho país, una cuestión que se resolverá en las próximas semanas.

Edmundo, el hombre clave en Sudamérica

El ‘botín’ hallado en Colombia salpica además a Edmundo Rodríguez, quien fue responsable de la filial latinoamericana del Canal. En este sentido, los investigadores creen que Madrid funcionaba como centro de decisiones, mientras que diversos países de Latinoamerica eran el lugar de ejecución, logrando así protegerse de la Justicia española.

En lo que se refiere a los países latinoamericanos, los investigadores siguen diversas pistas en ColombiaBrasilPanamá y la República Dominicana. Los beneficios que generaba la trama se camuflaban en un entremado societario opaco entre estos países y también otros como Suiza, Luxemburgo, Liechtenstein o Reino Unido.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.