Una nueva conversación entre Ignacio González y Eduardo Zaplana grabada en el marco de la Operación Lezo y desvelada este miércoles por El Confidencialsaca a la luz la estrategia que siguió el expresidente de la Comunidad de Madrid para salir impune de las múltiples causas judiciales que tiene pendientes, una estrategia que él mismo definió de manera muy gráfica pero también precisa: hacer “circular” información negativa sobre el Gobierno y en especial sobre el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. “A lo que tienen miedo es a lo que ellos hacen, a que les tengas cogidos por los huevos”, dice.

González se sentía víctima de una persecución por parte de los miembros de su propio partido y por eso estaba muy interesado en tener “trapos sucios” de sus compañeros y poder utilizarlos en su favor: “Oye, mira, entre bomberos no nos vamos a pisar la manguera, ¿vale?, seguid haciendo lo que os salga de los cojones, la política y tal”, comenta en un momento de la conversación.

Su objetivo, confesaba, es que le dejen vivir “tranquilo” y así se lo dice a Zaplana: “Que nos dejen en paz y que nos dejen vivir… si quieren seguir en la mierda de la política, que sigan ‘tó su puta vida’, y que se coman la mierda, pero que nos dejen vivir, si eso es lo único que yo quiero, nada más, ¿entiendes?”.

Tal era su obsesión por obtener información sensible contra los que consideraba sus enemigos, que González le cuenta a Zaplana que se ha reunido con un policía para pedirle que le suministre dicho tipo de información: “Le he dicho yo solo te pido una cosa, yo, a mí me gustaría mandarlos a ‘tos’ y fusilarlos en el paredón, pero me conformo con que me dejen en paz”

Uno de esos “trapos sucios” hacía referencia a Montoro y al despacho que fundó el ministro mientras estuvo en la oposición, Equipo Económico. El expresidente madrileño, asegura la información de El Confidencial, estaba muy interesado en recabar información contraria al ministro de Hacienda: “Pa mí, oro, lo que tengan de Montoro”, dice en la conversación. 

Según González, Antonio Beteta, consejero de Economía de la Comunidad de Madrid con Esperanza Aguirre, quiso firmar un contrato de seis millones de euros con el despacho fundado por Montoro. Posteriormente, en 2012, Beteta fue nombrado secretario de Estado de Administración Pública por el propio Montoro. 

Pese a sus acusaciones, González reconoce que no tiene pruebas definitivas sobre este asunto: “Joder, o sea, yo no puedo acreditar, Eduardo, no puedo acreditar, pero yo he tenido en mis manos el contrato que pretendía firmar el señor Beteta para la empresa de Montoro de seis millones de euros, ¿qué es lo que pasa?, que no se llegó a firmar porque lo paramos Esperanza y yo. Entonces es una prueba sin valor, ¿sabes?, porque aquello fue un pago que no se materializó, joder macho, y estos se protegen entre ellos”.

González también ataca a otro importante dirigente del PP, Javier Arenas, al que acusa de estar implicado en los negocios oscuros del PP desde el principio. Dice que una persona llamada Juan Carlos se lo ha contado “cincuenta veces”:  “Coño, si estaba yo ahí, joder. El local de debajo de Génova, Bárcenas … entre Arenas, y no me acuerdo quién era el tercero, y su hermano, de tragaperras, fue el primer chanchullo y a partir de ahí mil…”, asegura.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.