La decisión de la Junta Electoral Central de dejar en el aire el debate a cinco de Atresmedia del próximo 23 de abril ante las quejas de PNV, Junts Per Catalunya y Coalición Canaria por la inclusión de Vox, que no tiene representación parlamentaria, ha provocado protestas de los partidos en plena campaña electoral. En el debate de La Sexta y Antena 3 iban a participar Pedro Sánchez, Pablo Casado, Pablo Iglesias, Albert Rivera y Santiago Abascal después de que el presidente se decantara por ese formato precisamente por la presencia del partido de extrema derecha. 

Los socialistas optaron por el debate a cinco al entender que Vox irrumpirá con fuerza en el Congreso de los Diputados y rechazaron el de TVE, que planteaba un enfrentamiento de los candidatos de los cuatro grandes partidos con representación parlamentaria (PSOE, Unidos Podemos, PP y Ciudadanos). Su planteamiento era precisamente no contravenir las reglas de juego de la Junta Electoral, que en 2015 permitió ese debate con el argumento de que en otras elecciones estatales (municipales y europeas) Unidos Podemos y Ciudadanos habían obtenido una representación significativa a pesar de no tener aún representación en el Parlamento. 

La decisión tomada este martes ha suscitado críticas de diversos frentes. “La Junta electoral debería obligarnos a todos los candidatos a la presidencia a debatir en la televisión pública, al menos dos veces. Vetar a candidatos en la privada es absurdo”, ha reprochado Pablo Iglesias. 

Pablo Casado ha aprovechado la decisión del organismo para reclamar un ‘cara a cara’ con Sánchez que el presidente ha rechazado al entender que ya no hay un liderazgo claro de la oposición. El PSOE recuerda que en 2016, tras la fuerte irrupción de Unidos Podemos y Ciudadanos en el Congreso, ya no hubo duelo entre Mariano Rajoy y Sánchez cuando se repitieron las elecciones. 

El PSOE se mantiene en silencio por ahora sobre la decisión de la Junta Electoral. Atresmedia deberá plantear un nuevo formato para que el debate del  23 de abril se celebre. Ciudadanos, por su parte, está a la espera de la resolución definitiva y de la decisión del grupo mediático: “Acataremos lo que diga la Junta Electoral. Siempre estaremos donde estén los candidatos”, dicen desde la formación de Rivera. 

El líder de Vox, Santiago Abascal, ha criticado la decisión de la Junta Electoral y ha aprovechado para atacar al Gobierno a pesar de que el organismo es independiente –compuesto por catedráticos y juristas–. 

El presidente del partido de extrema derecha asegura que “algunos no saben qué hacer para excluir a Vox, o par incluir a sus socios separatistas y golpistas en el debate”. No obstante, la protesta que ha motivado esa resolución de la Junta Electoral procede de PNV, Coalición Canaria y Junts Per Catalunya. 




Source link

Deja un comentario