Un gobierno “de reconciliación” y “sin siglas” presidido por Xavier Domènech que se apoye en la fraternidad y la solidaridad con el resto de pueblos de España para cambiar las cosas. Esta es la receta de Catalunya en Comú-Podem para desbloquear la situación tras las elecciones del 21 de diciembre.

Ante un millar de personas en el teatro Josep Maria de Sagarra de Santa Coloma de Gramanet, el candidato de los  comunes, acompañado por Pablo Iglesias, Ada Colau y la plana mayor de Podemos, se ha vuelto a postular como la única alternativa para salir “del bucle” al que, ha asegurado, han llevado los bloques a Catalunya.

Domènech, interrumpido en múltiples ocasiones con gritos de “¡ president, president!”, ha insistido en su negativa a permitir siquiera con una abstención un gobierno de derechas liderado por Carles Puigdemont ni por Inés Arrimadas. 

“O Puigdemont o nosotros. O la restauración de lo que ha fracasado, o nosotros”, ha señalado. Al presidente de la Generalitat cesado, Domènech le ha prometido que luchará “para recuperar la normalidad”, para que pueda regresar de Bélgica, y “para que salgan de la cárcel” los  exconsellers presos. Pero le ha pedido que dé un paso al lado: “El 27 de octubre [el día de la declaración de independencia por parte del Parlament] dejaste de ser el presidente de todo el pueblo. Dejaste fuera una parte y frustraste a la otra parte. No puedes estar en el futuro Govern de Catalunya”.

A la candidata de Ciudadanos, que ha pedido que los comunes se abstengan para hacerla jefa del Ejecutivo catalán, también le ha dirigido un mensaje: “A Arrimadas le da más miedo nuestro gobierno que un triunfo de los independentistas”.

La alternativa, ha asegurado Domènech, “se construirá desde el catalanismo progresista”. “No será un gobierno de siglas ni partidos”, ha asegurado. Porque “toda Catalunya se debe implicar en la reconstrucción de este país”, ha concluido. 

El candidato todavía se guardaba un último mensaje para los indecisos: “Os pido el voto. No os vamos a mentir jamás porque somos como vosotros”.

Pablo Iglesias: “No votéis a Arrimadas ni a Iceta”

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha antecedido al candidato en el escenario. Tras recordar a Lluís Hernández, alcalde del PSUC de Santa Coloma entre 1979 y 1991, ha apelado “al instinto de clase” de los trabajadores catalanes.

“El proyecto de la monarquía se llama Inés Arrimadas. Nunca podrán ser una alternativa de futuro para las clases populares”, ha señalado. Iglesias había criticado previamente al Jefe del Estado por haber “señalado el camino de la involución democrática” en su mensaje televisado del 3 de octubre. “Que se note ese instinto el día 21”, ha reiterado.

El líder de Podemos, que ha acudido acompañado de toda su  ejecutiva “para devolver a Xavier Domènech una pizca” de lo que les “ha dado en el Congreso”, también ha dicho no entender al PSOE. “Iceta ha pasado del ‘Pedro líbranos de Rajoy’, que no ocurrió, a decir que quiere gobernar con el PP y Arrimadas. ¿Tiene sentido que alguien de izquierdas vote al PP? Para votar izquierdas y conseguir que el PSC gire a la izquierda solo hay un voto, Xavier Domènech”, ha concluido.

“Estamos para llenaros de besos y abrazos porque sobra testosterona y falta ternura para salir del bucle”, ha señalado Iglesias ante un público entregado. El líder de Podemos ha pedido “menos banderas, menos tuits, menos gritos y más hechos”. “Es un honor para nosotros defender desde todos los rincones de España la dignidad y los derechos de Catalunya”, ha asegurado.

Iglesias ha pedido que no haya “más procesismo” a partir del día 22 de diciembre y ha apostado por un “gobierno de reconciliación” que pueda “sentar en la mesa a los que piensan diferente. y acordar un programa de políticas sociales”. “Ese gobierno solo lo puede liderar Xavier Domènech”, ha zanjado.

Ada Colau pide “un gobierno de izquierdas y progresista”

El acto lo ha abierto la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, quien ha apelado a la “mayoría progresista” que, ha dicho, existe en Catalunya. Y se ha dirigido al resto de fuerzas que se consideran de ese espacio político, sin citarlas: “Os interperlamos para poder hacer un gobierno de izquierdas y progresista”.

La alcaldesa de Barcelona ha recordado a las personas que el 1-O “defendieron las escuelas” en una “movilización en defensa del voto y de la democracia” que fue respondida “con cargas policiales arbitrarias, con toda la crueldad, usando al Estado contra la población. Algo que nunca se debería hacer en democracia”.

Colau ha lamentado “la DUI”  y el “155 que ha usurpado de manera injusta nuestras instituciones, que tanto les costó a nuestros padres y abuelos y que debemos recuperar dentro de dos días”,

Colau ha concluido con un mensaje a favor de la necesidad de tener aliados en el resto de España para poder sacar adelante políticas “de cambio” como las de Barcelona. “Solas no podemos. Nuestra única arma es la solidaridad y la fraternidad. Siempre hemos sido republicanos, no como otros que lo son desde hace tres días. Pero la república por la que dieron la vida nuestros abuelos y abuelas solo es posible desde la solidaridad de los pueblos. Y sin ella, no tendremos nunca república ni en Catalunya ni en ningún sitio”.

Deja un comentario