El primer secretario del PSC, Miquel Iceta, planteó en plena campaña electoral de los últimos comicios catalanes la posibilidad de considerar los indultos a los dirigentes independentistas que pudieran ser condenados como consecuencia de los procesos judiciales por rebelión, sedición, malversación y otros delitos. Le llovieron las críticas, también desde el PSOE, y algunos analistas señalaron que esa propuesta le hizo perder buena parte de los buenos resultados que le auguraban las encuestas. Pasados los meses, Iceta sigue defendiendo esta idea al alegar que “siempre he sido un adelantado a mis tiempos” y que las críticas no le harán cambiar su opinión porque“algunos vamos a tener que arriesgar más por la reconciliación”.

En una entrevista en Antena 3, Iceta ha admitido la crítica de quienes le afean que halara de indultos antes de conocer siquiera si los independentistas serían procesados. En este sentido, ha explicado y aceptado la comparación que le hizo “un amigo”: “Es como si estuviéramos viendo una serie, fuéramos por el capítulo cinco y yo estuviera explicando el capítulo 12”. Así, el dirigente socialista ha admitido que “el indulto sólo lo puede pedir cuando alguien ha sido condenado”, pero no ha querido desvincularse de la propuesta porque “me dijeron lo mismo sobre la quita autonómica” y los presupuestos la recogen. Así que, “algunos vamos a tener que arriesgar más por la reconciliación”, ha considerado.

En todo caso, el líder del PSC sigue pensando que la rebelión es un cargo “desproporcionado” para los independentistas encausados. De hecho, considera más apropiado el de sedición porque ha habido “una subversión desde la propia institución contra los fundamentos de esa propia institución, por lo que ajustar los tipos penales a lo que ha pasado no es sencillo”. En todo caso, ha pedido confianza en la justicia y en los jueces y, “si no aciertan, siempre hay mecanismos para la revisión”.

Pero Iceta cree que la sedición ”es posible” considerarla porque en los sucesivos autos del juez Llarena parece que “se ha ido acotando la cuestión”. El Código Penal señala con hasta 15 años de cárcel por este cargo a quienes “se alcen pública y tumultuariamente” para “impedir, por la fuerza o fuera de las vías legales, la aplicación de las leyes”. Iceta considera que la sedición “habla claramente de intentar romper España y de violar la Constitución, que es lo que intentaron” los independentistas, ha opinado.

El líder del PSC ha considerado evidente que en Catalunya hay sectores violentos. De hecho, ha denunciado que su partido ha sufrido medio centenar de ataques a sedes locales en el último año y medio, como “pintadas amenazadoras o cristales rotos”. Son sectores que “no aceptan que haya opiniones distintas a las suyas, que pretenden imponer sus ideas sobre la base de coaccionar a quienes no las comparten”.

Iceta ha lamentado que haya concejales que “se sientan señalados” o comercios con pintadas por ser de personas socialistas, “como diciendo que aquí no compréis”. “Son comportamientos que habíamos condenado y sufrido a distancia en el País Vasco y, por desgracia, ahora algunos parecen querer reproducir en Catalunya”, ha dicho.

El primer secretario ha pedido así ser “muy cautos”: “El tribunal alemán dijo que no debía haber violencia suficiente porque no se impuso (al Estado). Yo pensaba que si se hubiera impuesto, no habría juicio ni nada porque habría ese intento de golpe, de cambio de régimen y de sistema…”, ha dicho Iceta, descartando por otro lado que la actuación de los Comités de Defensa de la República sea “terrorismo”.

Iceta también ha calificado de “un poco imprudente” al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, por decir que no se utilizó dinero público para el referéndum independentista del 1 de octubre, pero ha considerado que deberá ser el juez quien establezca si se ha producido una desviación de fondos públicos.

Por último, el dirigente socialista ha afeado al presidente del Barça, Josep Maria Bartomeu, que sus palabras antes de la final de la Copa del Rey “no van en la dirección de promover respeto”, y ha opinado que “usar políticamente un fenómeno de masas” como el fútbol es “un gravísimo error”. Bartomeu pidió este miércoles “respeto” por la entidad azulgrana, las instituciones catalanas y el derecho a decidir, cuando faltan dos días para la disputa de la final de Copa del Rey contra el Sevilla en el estadio Wanda Metropolitano, en Madrid.

Deja un comentario