Iberdrola restaura un templo ceremonial en el noroeste de México

[ad_1]

Un templo ceremonial en la localidad mexicana de Mochicahui, en el noroccidental Estado mexicano de Sinaola, fue restaurado por la empresa Iberdrola, con lo que se restituye un lugar sagrado para diecinueve comunidades indígenas.

El gobernador tradicional indígena de Mochicahui, Onorio Jichimea, recordó a Efe que el lugar, que albergó ritos durante más de 60 años, pasó de estar “a punto de derrumbarse” a estar ahora en un estado óptimo.

“Se caían en pedazos parte de los techos, se tuvo que derrumbar el templo y se construyó uno nuevo. En el área del patio también se hicieron banquetas y un campanario que también se requería”, señaló.

La restauración del templo, que se ha prolongado seis meses, se puso en marcha después de que Iberdrola construyera una planta termoeléctrica en Topolobampo, en el municipio de Ahome.

El gerente de la planta Noroeste de Iberdrola México, Pablo Galindo, indicó que para la empresa es importante apostar “siempre por el apoyo a las comunidades donde se encuentran instaladas sus plantas” y destacó que “esta obra de impacto social es un claro ejemplo”.

Cuando se proyectó la planta termoeléctrica la empresa hizo una consulta a las comunidades y “allí recogieron todo tipo de necesidades que teníamos para, en correspondencia, beneficiarnos”, explicó Jichimea.

El gobernador tradicional indígena también destacó que su comunidad da a la naturaleza un valor fundamental, en especial “las áreas naturales de la región” por eso pidieron que “fueran respetadas y no fueran trastocadas en lo más mínimo para que no afectara” a sus costumbres.

La restauración del templo supone para Jichimea una muestra de respeto por sus “usos y costumbres”, así como por sus “ceremonias rituales”.

“Y ojalá nuevas obras de beneficio social puedan darse en lo sucesivo”, concluyó.

De la renovación del templo destaca especialmente la barda (valla) del mismo, con acabado de piedra y detalles de madera.

Con la reconstrucción del templo las comunidades indígenas podrán volver a realzar sus rituales y ceremonias, con música tradicional y danzas como “las pascolas, el venado y los matachines”, explicó.

La reconstrucción del templo es también importante -dijo- para los ancianos, guardianes de la sabiduría, a través del Consejo de Ancianos, la máxima autoridad indígena, el cual atiende los asuntos más importantes y define las políticas y acciones que afectan a los integrantes de la comunidad.

Este consejo cuenta ahora con un espacio propio en el que deliberar esas cuestiones y en el que, además, pueden llevarse a cabo los tradicionales “lamentos indígenas”.

El estado de Sinaloa alberga 28 centros ceremoniales a los que acuden más de 5.000 personas.

Para realizar esta labor, Iberdrola contactó previamente con las autoridades municipales de El Fuerte, quienes les permitieron después acceder al gobierno indígena tradicional liderado por Jichimea.

El proyecto no solo beneficia las actividades propias de la cultura de Mochicahui, sino que también favorece la actividad turística.

[ad_2]

Source link

Deja un comentario