El Tribunal Supremo Electoral (TSE) declaró este domingo nuevo presidente electo de Honduras a Juan Orlando Hernández, actual presidente del país, quien buscó la reelección en las elecciones generales del 26 de noviembre para el período 2018-2022.

El anuncio lo hizo el magistrado presidente del TSE, David Matamoros, en cadena nacional de radio y televisión, en la que además señaló que el gobernante Partido Nacional ganó también la mayoría de los 128 diputados para el Parlamento y 298 alcaldías.

Según el informe del TSE, Hernández obtuvo el 42,95 % de los votos, contra el 41,24 % del candidato de la Alianza de Oposición contra la Dictadura, Salvador Nasralla, quien con anticipación dijo que no reconocería los resultados oficiales porque se estaba fraguando un “fraude” contra él.

Las reñidas elecciones se celebraron de manera pacífica, pero el país comenzó el mismo día de las votaciones a vivir una incertidumbre luego de que Hernández y Nasralla se autoproclamaron presidente electo, sin que el TSE hubiera dado su primer informe preliminar, lo que hizo hasta en la madrugada del día siguiente.

El triunfo de Hernández ha sido anunciado un día después de que el coordinador general de la Alianza de Oposición, el expresidente hondureño Manuel Zelaya, declaró que la crisis política había causado 18 muertos e informó de que este lunes habrá un nuevo paro nacional en contra del “fraude” contra Nasralla. “El proceso electoral ha sido largo y tedioso, pero ha culminado después de muchos esfuerzos del pueblo hondureño, de mucha observación internacional, mucho acompañamiento nacional y sobretodo con mucha fe en cada votante que fue a ejercer el sufragio el 26 de noviembre”, subrayó Matamoros.

Desde el 26 de noviembre, el TSE tenía 30 días para dar a conocer su declaración oficial final de los resultados de los comicios. “Nosotros respetamos esa voluntad, simplemente cumplimos con nuestro mandato que expresa que el Tribunal emitirá la declaratoria final basado en el análisis, revisión y suma de los resultados de cada acta de cierre”, dijo el magistrado presidente del TSE.

Después de las elecciones, el TSE celebró dos escrutinios especiales con observadores locales y de la Unión Europea (UE) y la Organización de Estados Americanos (OEA) con un global de 5.179 mesas electorales inconsistentes, en las que según Nasralla estaban los “votos del fraude”.

Matamoros dijo que el TSE amplio, a solicitud de la UE y la OEA, el tiempo para impugnaciones, de las que el ente recibió 125, cuatro para la fórmula presidencial y el resto para alcaldías y diputados, que fueron “resueltas de manera oportuna y en base a ley”.

La declaración oficial del TSE señala que Juan Orlando Hernández, quien asumió el poder el 27 de enero de 2014, obtuvo 1.410.888 votos, mientras que Salvador Nasralla 1.360.442 y Luis Zelaya, del Partido Liberal, segunda fuerza de oposición en el Parlamento, 484.187 que representaron el 14,74 %. El resto de los votos se repartieron en siete partidos minoritarios. “Eso indica que el presidente electo de la República de Honduras para el próximo cuatrienio es el ciudadano Juan Orlando Hernández, con los designados presidenciales (vicepresidentes) que lo acompañan”, expresó Matamoros.

Hernández ha ganado unas elecciones que desde antes fueron cuestionadas por la oposición, alegando que era inconstitucional porque la ley no le permite la reelección de presidente bajo ninguna modalidad, pero un fallo del poder judicial dejó abierta esa posibilidad con un fallo de 2015. Además de la reelección, Hernández ha logrado el tercer triunfo consecutivo del conservador Partido Nacional.

La OEA reclama nuevas elecciones

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, propuso la celebración de unos nuevos comicios en Honduras ante “la imposibilidad” de dar certeza en el recuento final de las elecciones del pasado 26 de noviembre.

En un comunicado, Almagro indicó que ante “la imposibilidad de determinar un ganador, el único camino posible para que el vencedor sea el pueblo de Honduras es un nuevo llamado a elecciones generales dentro del marco del más estricto respeto al Estado de Derecho, con las garantías de un TSE (Tribunal Supremo Electoral) que goce de la capacidad técnica y de la confianza de la ciudadanía y los partidos políticos”.

Almagro anunció que ha designado como representantes especiales de la OEA a los expresidentes boliviano Jorge Quiroga y guatemalteco Álvaro Colom para que lleven a cabo los “trabajos necesarios para un nuevo proceso electoral y reconciliación democrática nacional en Honduras”.

Asimismo, la Misión de Observadores Electorales de la Organización de Estados Americanos (MOE OEA), dijo en Tegucigalpa haber visto en Honduras un proceso electoral de baja calidad. “A partir del análisis presentado en este reporte y del cúmulo de observaciones comprendidas en el primer informe preliminar, la MOE considera que ha observado un proceso de baja calidad electoral y por ende no puede afirmar que las dudas sobre el mismo estén hoy esclarecidas”, indicó la misión de la OEA en rueda de prensa.

El informe de la MOE OEA, que fue leído por el jefe de la misión, el expresidente de Bolivia Jorge Quiroga, señala además que del proceso electoral “sí puede afirmar que no contó con las robustas medidas de seguridad necesarias para garantizar su integridad y que, por tanto, su seguridad se vio vulnerada”.

Deja un comentario