“La reforma de la Constitución es posible y deseable”. Es una de las primeras afirmaciones que ha hecho Miguel Herrero Rodríguez de Miñón, el primer ‘padre’ de la Carta Magna que comparece en la comisión de evaluación del modelo autonómico que impulsó el PSOE en el Congreso como primer paso para abordar un cambio en Constitución, que es una de las principales apuestas de los socialistas para solucionar en conflicto territorial. 

El exdiputado del PP, que forma parte del Consejo de Estado, ha advertido, no obstante, de que hay que tener claro qué y para qué se quiere cambiar de la Constitución. “Es deseable si alguna vez se reforma por los defectos que pueda tener, no alegando simplemente su antigüedad”, ha explicado y ha avisado también de que no debe ser un cambio “en abstracto” y siempre ser “consensuada”, aunque a su llegada a la Sala Constitucional en la que se ha desarrollado la sesión no ha querido pronunciarse sobre si existe en el Parlamento una composición que haga posible ese consenso. 

Herrero de Miñón ha defendido un “balance positivo” del modelo autonómico, aunque ha admitido que el Título VIII de la Constitución, que es el que lo recoge, es el “más criticado” porque tiene “un defecto fundamental”, según ha reconocido: “No establece un sistema sino que contiene normas procesuales para llegar a un sistema; normas que nunca se han cumplido, se han sustituido por otras y dejan un vacío grande”. 

En su exposición, para la que la comisión le ha dado tiempo ilimitado, ha admitido también que la repartición en municipios acarrea “problemas” ya que, según ha cifrado, más de 7.000 tienen menos de 20.000 habitantes que impiden que tengan “recursos económicos y demográficos” necesarios. Por eso, se ha mostrado contrario a “fusionar” municipios pero favorable a hacerlo con “servicios municipales”. 

También ha asegurado que la provincia es la institución con mayor arraigo en la sociedad: “Me parece intocable”, ha aseverado. Así, ha asegurado que es “inadecuada” la supresión de las diputaciones porque son las que permiten a los municipios pequeños subsistir. No obstante, ha defendido que se modifique su funcionamiento, como la forma de financiación. 

En cuanto al reparto electoral, ha defendido las actuales circunscripciones provinciales en vez de que se amplíe el reparto a nivel autonómico, que es una de las opciones que se maneja para la reforma del sistema electoral.  “La circunscripción más amplia alejaría al elector del elegido y fomentaría los partidos regionalistas”. Lo que sí ha planteado es “corregir el número de escaños” para cada uno para evitar que unas estén peor representadas que otras. 

Rechaza el federalismo que propone el PSOE

Herrero de Miñón ha abogado por ordenar las competencias, aunque ha calificado de “disparate” que sean “compartidas”. En ese sentido, se ha mostrado completamente contrario al modelo federal que propone el PSOE, partido que ha impulsado la comisión autonómica para escuchar a voces autorizadas sobre el modelo territorial para encaminar la reforma constitucional. En ese cambio, los socialistas creen que hay que federalizar el Estado.

“No creo que la vía federal sea la conveniente. Es un concepto muy polémico. Es un concepto de esos que Ortega decía que tiene picos y garras. De esos que levantan ampollas en gran parte de la opinión y entusiasmos en otra parte. A veces el entusiasmo y las fobias coinciden”, ha dicho el ponente constitucional, que ha calificado el federalismo de “polémico, indeterminado y costoso”. “Si nos ahorramos el término federal, damos un gran paso en el consenso”, ha afirmado.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.