A sus 40 años, la vigatana Marta Rovira ha visto obligada a convertirse en la cabeza de cartel de los mítines de ERC para las elecciones del 21-D, como consecuencia del encarcelamiento del líder del partido y candidato a la presidencia, Oriol Junqueras.

Horas después de visitarlo en la cárcel de Estremera (Madrid), Rovira ha desplazado a Sant Vicenç dels Horts, justamente el municipio de Junqueras (del que fue su alcalde entre 2011 y 2015), para participar en el acto final de la campaña para las elecciones catalanas del jueves.

Minutos antes de intervenir, recibe Público y en una breve entrevista reconoce que uno de los retos del proceso es lograr “consensos más amplios”. También deja claro, sin embargo, que quieren implementar una república “que ha sido declarada”.

En la campaña, ERC sostiene que su victoria es la mejor garantía para que los políticos presos recuperen la libertad. Más allá de ser un lema electoral ¿cómo se puede hacer eso en la práctica?

Teniendo los instrumentos políticos a nuestro alcance, y, además, si los puede liderar ERC, encontraremos la manera de trabajar en esa dirección. Ya a mitad de  campaña tuvimos un primer informe jurídico, coordinado por Joan Vintró, que nos decía que había antecedentes de personas elegida en unas elecciones mientras estaban en la cárcel y que, por tanto, podían tomar posesión de su acta de diputado. Esto es aplicable a los casos de Oriol [Junqueras], Jordi Sánchez y Quim Forn. Tenemos fundamentos legales que, como mínimo, podremos trabajar en el caso de que sean elegidos diputados. En el caso de Oriol, si ganásemos las elecciones y lo pudiéramos proponer como presidente, y como entendemos que  su encarcelamiento es políticas, sus responsabilidades políticas deberían servir para sacarlo de prisión.

Hace unas semanas, el propio Junqueras la señaló como posible presidenta de la Generalitat si él no podía asumir el cargo, en caso de que obtuviera los apoyos. Pero, a medida que ha pasado los días, ERC ha reafirmado la apuesta de Junqueras como presidente. ¿Qué ha cambiado?

Cuando a Oriol [Junqueras] le decretan el ingreso en prisión y nos vemos en la obligación de participar en estas elecciones impuestas, nadie tiene ninguna duda de que él debe ser el cabeza de lista. Al cabo de unos días, en una carta a la militancia dice que tenemos que dar un mensaje a los electores sobre quién podría sustituirle y me señala a mí. Y luego, tenemos el informe jurídico que dice que podría salir de la cárcel para asumir sus responsabilidades políticas. No ha habido ningún cambio; pero si lo tuviéramos que volver a hacer, lo haríamos igual, porque está bien que ante la situación judicial en la que se encuentra podamos explicar que en ERC hay más gente capaz de asumir esta responsabilidad y que somos un equipo. Siempre hemos dicho que el procés no va de nombres, ni de personalismos y tampoco tiene que ir de partidismos. Aquí hay unas fuerzas republicanas que tienen que ganar unas elecciones y sólo sumando estas fuerzas republicanas obtendremos un mandato para continuar haciendo república.

No de partidismos, pero tanto Junts per Catalunya [la candidatura encabezada por Carles Puigdemont] como vosotros insistís en que la vuestra es la mejor candidatura…

Sí, por supuesto [sonríe]! Que cada uno se presente con su candidatura está hablado y acordado. Esta vez vemos muy claro que la mejor manera de tener un mandato más claro, potente, transversal y representativo del independentismo era que cada uno explorara sus propios espacios políticos. Y es lo que estamos haciendo.

Todas las encuestas señalan que el primer lugar se lo disputan ERC y Ciudadanos, una formación que rompe con determinados consensos básicos de décadas en la sociedad catalana, como el modelo de inmersión lingüística en la escuela. La aceleración del proceso independentista de los últimos años parece que le ha dado alas y ahora estos consensos podrían tambalearse.

Uno de los motivos por los que nosotros defendemos que cada fuerza independentista se presente con su candidatura es para evitar el frentismo. Nos podemos reprochar que una sola candidatura, un único bloque en contra de otro bloque, lo que hace es generar precisamente frentismo. Se ha generado una política de enfrentamiento de bloques que debemos intentar evitar, y por ello en nuestro partido todos defendía las tres candidaturas, precisamente para rebajarlo. Ahora estamos en un momento de tensión y también altamente politizado, y al final todo el mundo debe terminar escogiendo. Ciudadanos también intenta optimizar el voto útil en este bloque que ellos llaman constitucionalista y nosotros le decimos monárquicos.

Es evidente que esta es una campaña excepcional, con unos candidatos en la cárcel, algunos que acaban de salir , y otros en Bélgica. Más allá de que esto ha obligado a otros dirigentes a asumir un mayor protagonismo ¿cómo ha condicionado los mensajes?

En primer lugar, la salida del Carlos [Mundó] y de Raúl [Romeva] condiciona la campaña pero en positivo, porque a partir del 2 de noviembre yo tuve que asumir el rol de secretaría general y, además, el de dar la cara como candidata. De vez hay más gente haciendo campaña, y con muchas ganas y mucha energía, provocan un punto de inflexión. A los actos que aparecen, diciendo que estamos aquí y no vamos a renunciar a ningún objetivo político, la gente hace un cambio, porque primero hay venía llorosa y ahora, en cambio, sale eufEls que los estados europeos no pueden homologar es la violencia del estado del 1 de octubre y la represión política contra Cataluña. Esto, aunque no lo digan en voz alta, nos lo han comentado prácticamente totsòrica. Tanta energía aportan que finalmente se anima Carme Forcadell a hacer campaña. En segundo término, es evidente que salen informes de la Guardia Civil de debajo de las piedras y están filtrados a determinados medios, y que el juez Llarena ha hecho dos autos durante la campaña, la primera diciendo que no dejaba salir Oriol [Junqueras] y la segunda diciendo que ampliará la causa hasta el infinito. Es evidente que esto pretende influir, condicionar y debilitar, pero al final también te hace fastidiar y decir que no han de poder. Vamos a las elecciones con un programa claro y nítido, lo que queremos es continuar implementando esta república que ha sido declarada. Queremos ser leales al mandato del 1 de octubre.

(Habrá ampliación)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.