Los helicópteros antisubmarinos Kámov Ka-27, que forman parte de la aviación naval de la Flota del Norte rusa, han comenzado entrenarse en guerra antisubmarina en el mar de Barents.

El portavoz de esta rama más potente de la Marina de Guerra de Rusia, el capitán de navío Vadim Serga, dijo que en lo que va de año se trata de “los primeros vuelos programados que las tripulaciones de los helicópteros antisubmarino realizan conforme al programa de entretenimientos de combate”.

Desfile de buques en el mar Negro encabezado por la fragata Pytlivy

Según ha detallado el oficial, los pilotos se capacitan en la clasificación y el seguimiento de los aparatos sumergibles detectados desde el aire por medio de radares y sonares. A continuación se entrenarán en el uso táctico de los sistemas disponibles de armamento antisubmarino y en la coordinación entre las tripulaciones.

Serga ha recordado que los helicópteros Ka-27 normalmente se despliegan sobre las cubiertas de los cruceros y los destructores. Cuentan con un autopiloto muy preciso que permite bajar el sonar al agua desde un cabrestante, cerniéndose a una altura determinada sobre el mar. Son capaces de cumplir con esta clase de misiones en condiciones meteorológicas desfavorables, de día y de noche, con un oleaje de hasta 5 grados.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.