Jugar el Masters de Augusta es un privilegio único para cualquier golfista, incluso para los más experimentados. Es un torneo repleto de tradiciones, como la competición de pares 3 que se celebra siempre el miércoles -el Masters empieza el jueves-. Una tradición que puede costarle muy cara a Tony Finau, clasificado por primera vez para la gran cita del Augusta National.

El espigado jugador de Salt Lake City, ganador de un título del PGA Tour, pasó de la máxima felicidad posible a la tragedia en apenas unos segundos ante la incredulidad de los miles de espectadores que siguieron la competición de pares 3. En Augusta, el público no falla ni en los días de entrenamiento, también es un privilegio asistir.

Finau será duda hasta minutos antes de su salida

Finau logró un hole in one en uno de los pares 3 y lo celebró a lo grande. El golfista, mientras el público chillaba y aplaudía enloquecido, salió corriendo hacia el green con los brazos en alto y agradeciendo el aliento de la gente. Pero durante el camino se torció lamentablemente el tobillo izquierdo y se hizo mucho daño. Las imágenes dejan entrever cómo el propio Finau se coloca el tobillo de nuevo en su posición.

Aunque las pruebas médicas descartaron cualquier tipo de rotura, la participación de Finau en el Masters estará en el aire hasta pocos minutos antes de su hora de salida. El norteamericano intentará apurar y hará todo lo posible para jugar, consciente de la trascendencia del torneo. Está citado en el tee a las 12.43 (hora local) junto a Bernhard Langer y Yuta Ikeda.

Deja un comentario