Se llama Gema Gil y acaba de presentar su candidatura como representante de los círculos de Podemos en el Consejo Ciudadano de la Comunidad de Madrid. Aunque su nombre puede resultar desconocido dentro del mundo de la política, lleva ya tres años dando fuerza y aliento a la lucha de los trabajadores de Coca-cola que fueron despedidos de forma ilegal.

Gema es una de las ‘espartanas’ que, junto a otras mujeres y familiares de los trabajadores de la fabrica del refresco más conocido del planeta, salieron a la calle para exigir dignidad laboral, después de que la multinacional anunciara el cierre de sus fabricas en España.

Desde 2014 -año en el que su marido fue despedido por el cierre de la planta de Fuenlabrada- ha aprendido que para conquistar derechos “es necesario que haya unión y lealtad”, explica a Público. Una lealtad que, sumada a su experiencia en los movimientos ciudadanos, “puede ayudar unir el partido y dar protagonismo a los círculos y las bases”.

“Es imprescindible que las luchas sociales estén presentes en los escenarios políticos”

Para Gema la política no puede entenderse sin lo social y por ello, bajo ningún concepto, se plantea abandonar la lucha de los trabajadores de Cocacola. “Siempre he estado muy activa en las luchas sociales. Creo que es imprescindible que estas estén presentes en los escenarios políticos”, esgrime.

Esta no es la primera vez que la activista de Coca-Cola participa en un proceso electoral interno de la formación morada. Aunque no llegó a ser elegida, en febrero Gil formó parte de las listas que apoyaban la candidatura de Pablo Iglesias en el decisivo Vistalegre II.

Cuando se le pregunta por Carmena, no lo duda ni un segundo, es su candidata a la alcaldía de Madrid y espera que vuelva a presentarse.

Las Cocacolas de Espinar

Gema Gil, candidata al consejo Ciudadanos de Podemos en la Comunidad de Madrid./Twitter

Gema Gil, candidata al consejo Ciudadanos de Podemos en la Comunidad de Madrid./Twitter

El pasado mes de abril el senador de Podemos Ramón Espinar se convirtió en noticia, después de que saliera a la luz una foto suya con dos Coca-Colas el mismo día que la formación morada había reclamado el fin de su venta en la Cámara Alta. Para Gema, que lleva años dentro del colectivo de ‘Coca-Cola en lucha’, el linchamiento que sufrió el político fue desproporcionado.

Lejos de ofenderse por los refrescos de Espinar, Gil señala que los partidos de la oposición aprovecharon el momento para “dar caña a Espinar”, dejando de lado lo que de verdad importa.

“En vez de denunciar a la empresa, todos aprovecharon para hablar de forma absurda de Espinar. A ninguno se le ocurrió hablar en ningún momento de que Cocacola estaba incumpliendo sentencias judiciales por el despido de sus trabajadores”, cuenta la candidata.

Una portada que le costó el linchamiento de la derecha

Las ‘espartanas’ han conseguido parar un partido de Nadal para protestar contra los despidos de Cocacola

La escasa cobertura mediática del conflicto de Cocacola ha llevado a los trabajadores y familiares a medidas extremas. Por visibilizar su lucha, las ‘espartanas’ han viajado a la final de la Champions League en Lisboa para protestar contra Cocacola, espónsor oficial de la competición, y han llegado a parar un partido de Nadal porque sus reivindicaciones desde fuera del estadio enturbiaban el ambiente del partido.

Esa “desesperación de no ver su lucha en los medios” llevó a Gema, como representante de las ‘espartanas’ de Cocacola, a desnudarse para la revista Interviú. Algo que le costó el linchamiento mediático de varios medios amarillos y de ultraderecha.

Por aquellos entonces la activista se encontraba en una baja laboral, algo que para periódicos como Libertad Digital era incompatible con la actividad política. “Si no me hubiera presentado en la lista de Pablo Iglesias en Vistalegre II, esto no hubiera pasado”, relata.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.